Saltar al contenido

¿Qué es la pedagogía por naturaleza?

Las escuelas están incorporando cada vez más la naturaleza en sus aulas, siguiendo investigaciones que muestran los beneficios de incorporar la pedagogía basada en la naturaleza en la educación. Esta investigación muestra que pasar tiempo al aire libre ayuda a los niños a crecer cognitiva, emocional, física y socialmente de una manera que no se puede lograr en un salón de clases bajo techo.

Pedagogía por naturaleza: la definición

Quizás te estés preguntando qué es la pedagogía por naturaleza. ¿Es una escuela construida con hojas y ramitas, ubicada en el corazón de un bosque? ¿Es dejar que los niños jueguen libremente en los campos y prados, sin ningún aprendizaje estructurado? Tal vez tal vez no.

Desde las escuelas de silvicultura hasta el simple aprendizaje basado en el medio ambiente, el aprendizaje de la naturaleza puede tomar muchas formas y puede ser semiestructurado o no estructurado. La pedagogía por naturaleza existe para niños de todas las edades, desde el jardín de infancia hasta la escuela secundaria.

La pedagogía de la naturaleza semiestructurada puede implicar que los maestros enmarquen el aprendizaje de los niños en entornos al aire libre y proporcionen materiales didácticos que fomenten la aritmética, la alfabetización y otras habilidades importantes y necesarias, con libros y recursos externos. Por otro lado, el aprendizaje no estructurado puede adoptar un enfoque más bien “no académico”, en el que todo el aprendizaje al aire libre está dirigido por los niños y se basa en el juego, con poca o ninguna ayuda de los padres. Sin embargo, lo que ambos enfoques tienen en común es que la naturaleza impregna prácticamente “todos los aspectos” del programa.

Se utilizan varios términos clave para definir este creciente movimiento:

  • Educación ambiental, que es un proceso que ayuda a las personas a explorar cuestiones ambientales, participar en la resolución de problemas y tomar medidas para ayudar al medio ambiente.
  • La educación basada en el lugar es una filosofía de enseñanza que utiliza el “lugar” (tierras, aguas, personas, historia y cultura) como punto de partida para el aprendizaje.
  • La educación de la primera infancia basada en la naturaleza combina la educación de la primera infancia y la educación ambiental para utilizar el mundo natural para guiar el aprendizaje a través de pasar tiempo en la naturaleza.
  • Aprendizaje al aire libre, que es simplemente el acto de enseñar y aprender al aire libre.

No hay dos aulas al aire libre iguales. Los espacios de aprendizaje se pueden crear en los patios de las escuelas mediante la incorporación de tocones, pacas de heno u otros elementos naturales para crear asientos.

Los estudiantes pueden crear diarios sobre la naturaleza o explorar el entorno local en una caminata. Los profesores pueden simplemente trasladar su plan de estudios actual al exterior o incorporar el mundo natural en su plan de estudios.

salida educativa

Los beneficios de aprender de la naturaleza

La pedagogía por naturaleza ofrece una serie de resultados académicos positivos, así como beneficios para la salud física y mental.

Los estudios confirman lo que intuitivamente sabemos que es cierto: la naturaleza es buena para los niños. La integración de la naturaleza mejora los resultados escolares frente a la educación “tradicional”. Los maestros informan un aumento en la participación de los estudiantes, el pensamiento crítico y las habilidades sociales.

La investigación realizada por el “Evaluación colaborativa de educación basada en el lugar” han demostrado que la educación basada en el lugar ayuda a los estudiantes a conectarse con su comunidad y mejora su rendimiento académico mientras los ayuda a aprender a cuidar el mundo, comenzando por su propio patio trasero.

EQUIDAD AL AIRE LIBRE

La educación al aire libre puede proporcionar un entorno de aprendizaje más equitativo para todos los estudiantes, ayudando a cerrar la brecha de oportunidades para los estudiantes que no tienen acceso a la naturaleza. Esto es especialmente importante considerando que la pandemia ha acentuado la disparidad entre quienes tienen los recursos para participar en programas extracurriculares o la tecnología disponible para unirse a un aula virtual.

Las aulas al aire libre también pueden ayudar a mejorar la concentración y la capacidad de atención de los niños, así como proporcionar entornos más tranquilos y seguros para los niños con antecedentes de conducta disruptiva. Los estudiantes con más probabilidades de ser excluidos debido a problemas logísticos suelen ser los que más se benefician de estar en la naturaleza.

HACER MOVIMIENTOS AL EXTERIOR

Si bien los equipos para exteriores pueden ser costosos, no necesariamente hay un costo si los maestros simplemente trasladan su salón de clases al exterior. Pero crear un espacio de clase al aire libre puede requerir creatividad y originalidad, especialmente en un entorno urbano.

Los maestros de una escuela urbana desplegaron una alfombra verde de “hierba” en el exterior de concreto para crear un espacio de lectura al aire libre. Otro enfoque creativo fue establecer un “sitio de construcción” al aire libre donde los estudiantes trabajaron en habilidades de resolución de problemas con bloques de construcción.

Algunos aspectos de la educación al aire libre pueden verse muy diferentes en un parque o patio de recreo de la ciudad en comparación con el patio de una escuela suburbana, pero hay puntos en común y ambos pueden tener un impacto positivo duradero.