Saltar al contenido

Sistema de recompensas elemental: ideas y ejemplos

Primero, en la escuela primaria, la mayoría de los maestros usan el sistema de recompensas para motivar a sus estudiantes a aprender, así como para controlar su comportamiento. Es una herramienta imprescindible para la gestión del aula, porque aporta la motivación necesaria para la realización de tareas o comportamientos adaptados, y apoya el desarrollo de un clima favorable al aprendizaje y socialización de los alumnos en el aula.

En efecto, en nuestro cerebro existe un “circuito de recompensa”, que permite promover el buen comportamiento y aprender a repetir las experiencias placenteras vividas anteriormente. Por lo que este sistema puede activarse mediante una amplia variedad de estímulos, como el estímulo, las fichas y el dinero escolar …

Además, aún en la escuela primaria, existen diferentes opciones de sistemas de recompensa que pueden servir como refuerzo positivo para aumentar el desempeño y cambiar el comportamiento de los estudiantes. Considere las ideas activas y divertidas como opciones de recompensa en su salón de clases.

Sin embargo, los estudiantes que ya tienen una motivación intrínseca no necesitan un sistema de recompensas para animarse en su aprendizaje. En otras palabras, basta con elogiar verbalmente a estos niños para animarlos. Cuando se trata de un niño desmotivado, el estímulo verbal puede no ser suficiente. En el caso de que el niño no se involucre lo suficiente, el uso de recompensas puede ser útil y efectivo. Cuando sea apropiado, este sistema de recompensas debe llevar al niño a desarrollar un sentimiento de éxito y control sobre su aprendizaje. Cuando vuelve la motivación, las recompensas se pueden retirar gradualmente.

Ejemplos de sistema de recompensa en la escuela primaria

1. La cara sonriente

Al principio, el profesor muestra la lista de estudiantes en clase. Luego, el estudiante que hace un esfuerzo aceptable recibe una carita sonriente 😊, que el maestro muestra con un emoji u otra insignia junto al nombre del estudiante en cuestión. Al final de la semana, el estudiante que recibió más caras sonrientes recibe un certificado de “Estudiante de la semana”. Finalmente, el estudiante que tenga cinco certificados merece una pequeña recompensa.

2. Tokens

El alumno gana una o más fichas cuando se porta bien, cuando escucha con atención, cuando hace su trabajo con atención o cuando su escritorio está ordenado. Entonces, es mejor trabajar con los estudiantes qué comportamientos son aceptables y quiénes serán recompensados. Finalmente, el viernes es el día elegido para recibir las recompensas: tiempo libre, cabeza de fila, tope en el aula, descanso dentro…. El número de tokens necesarios para obtener la “recompensa” debe determinarse y mostrarse con anticipación.

3. Estrella de la semana

Al comienzo del año, cada estudiante recibe 6 estrellas. En caso de comportamiento inapropiado, el estudiante debe devolver una estrella al maestro. En caso de buen comportamiento, el profesor le da una estrella al alumno.

Finalmente, el estudiante que ha mantenido sus seis estrellas al final de la semana se ingresa en la hoja “estrella de la semana”.

4. Bien hecho por tu buen comportamiento

Cada estudiante que se porta bien recibe un boleto de “bravo por su buen comportamiento”. Como recompensa, los que logren obtener esta entrada tienen derecho a 15 minutos de juego el viernes por la tarde, mientras que los demás deben ocuparse de las tareas de la clase (limpiar la pizarra, recoger papeles del suelo, guardar el rincón de lectura, etc.). Además, puede haber otros obsequios para quienes se porten bien:

  • Primero, puede elegir un escritorio diferente por un día. Luego, los estudiantes cambian la ubicación de sus escritorios con otro estudiante de la clase.
  • En segundo lugar, puede unirse a otra clase. De este modo, los estudiantes ganadores pueden unirse a la clase de un amigo para una materia en particular (por ejemplo, educación física, artes o ciencias).
  • Finalmente, la caja del tesoro de útiles escolares. Esta vez, los estudiantes son recompensados ​​con la oportunidad de elegir un artículo del cofre del tesoro para ayudarlos con sus actividades diarias en la escuela (por ejemplo, pegatinas, lápices, borradores).

5. El sistema de perlas

Existe una buena idea para un sistema de recompensa principal compartido por el universo de mi clase, que le ayudará a gestionar la disciplina de sus alumnos. Este es el sistema de cuentas, que se utiliza para crear un buen ambiente de clase y poder trabajar en las mejores condiciones posibles.

Cada alumno recibe una oruga, que deberá sujetar a su escritorio con un pequeño clip. Luego, el maestro debe determinar con sus alumnos una lista de comportamientos positivos. Posteriormente, cada vez que hagan algo positivo para la clase, recibirán una cuenta para deslizar sobre su oruga. El docente debe explicar a sus alumnos que este sistema tiene como objetivo mejorar su comportamiento y no pretende obtener solo perlas.

6. ClassDojo: Un sistema de recompensas en línea

Cuando se trata de la gestión del aula en la escuela primaria, ya ha oído hablar ClassDojo ? De lo contrario, no te preocupes, te lo explicamos todo:

ClassDojo es una aplicación útil que conecta a padres y profesores de forma real e instantánea. Es una herramienta que se utiliza para controlar el comportamiento de sus alumnos. Si eres profesor en una escuela pública o privada, necesitas crear un perfil con todos los detalles y luego vincularlo a tu institución. Después de eso, puede abrir grupos para todos los cursos en los que enseña sobre cualquier tema y agregar a los padres y estudiantes a ellos. Si un alumno se está portando mal en clase, puedes darle un punto negativo y explicarle el motivo para que los responsables sean conscientes de cómo se está comportando. También puede ver toda su clase o cada estudiante individualmente. También puede agregar un comentario para los padres del estudiante.

Con ClassDojo, los estudiantes pueden mantener su propio portafolio digital. Pueden agregar fotos y videos de su trabajo a su perfil y compartirlos con sus padres.