Saltar al contenido

¿Cómo crear contratos de comportamiento para los estudiantes?

Cada maestro tiene al menos uno o dos estudiantes en su clase que son difíciles y necesitan más atención del maestro para romper sus malos hábitos. Además, estos estudiantes suelen molestar tanto a los profesores como a sus compañeros. Por eso necesitan un poco más de apoyo y disciplina, porque es obvio que con alumnos alborotadores es difícil enseñar correctamente. Es decir, con los contratos de conducta, los profesores han encontrado una forma eficaz de llegar a este tipo de alumnos y una forma de ayudarles a moderar su actitud para que ya no interrumpan el aprendizaje en curso. Aquí hay seis pasos para aprovechar al máximo estos contratos en su salón de clases:

¿Qué es un contrato de comportamiento?

Un contrato de comportamiento es un acuerdo escrito, negociado entre el maestro y el estudiante, que especifica los comportamientos que serán objeto del contrato y las consecuencias asociadas. Este acuerdo está firmado por ambas partes. Ella envía un mensaje claro al niño de que su comportamiento perturbador no puede continuar. El contrato le permite al estudiante conocer sus expectativas y las consecuencias de sus acciones, buenas y malas.

Paso 1: un contrato personalizado

Es fundamental preparar el contrato para que sea sencillo y fácil de leer para el niño. También asegúrese de que sea claro y conciso, para que el alumno pueda entenderlo sin ambigüedades. Adapta el formulario a tu situación particular, teniendo en cuenta la personalidad y preferencias del alumno al que quieres ayudar (esto no es un castigo).

Paso 2: prepárate para una reunión

Luego, programe una reunión con las partes involucradas. Quizás su escuela tenga un asistente del director de disciplina. Si es así, invítelos a la reunión. El alumno y sus padres también serán invitados a asistir.

Concéntrese en uno o dos comportamientos específicos que realmente le gustaría que cambiaran. No intente arreglar todo al mismo tiempo. Dé un pequeño paso hacia una mejora importante y establezca metas que el estudiante percibirá como alcanzables. Deja en claro que te preocupas por este niño y quieres verlo mejorar en la escuela este año. Enfatice que el padre, el estudiante y el maestro están todos en el mismo equipo.

Paso 3: especifique los puntos importantes del contrato

Defina el método de monitoreo que se utilizará a diario para monitorear el comportamiento de los estudiantes. Describe las recompensas y las consecuencias que se correlacionan con las elecciones de comportamiento que adoptará. Sea muy específico y muy claro en esta área y utilice explicaciones cuantitativas tanto como sea posible. Involucre de cerca a los padres en el diseño de un sistema de recompensas y consecuencias. Asegúrese de que las sanciones elegidas sean realmente impactantes para este niño en particular; Incluso puede pedirle al niño una contribución que lo involucrará aún más en el proceso. Luego, pida a todas las partes involucradas que firmen el acuerdo y recuerde terminar la reunión con una nota positiva.

Paso 4: monitoreo del comportamiento

Programe una reunión de seguimiento de 2 a 6 semanas después de su reunión inicial para discutir el progreso y hacer ajustes al contrato si es necesario. Hágale saber al niño que el grupo se reunirá con mucha regularidad para actualizar la situación.

Paso 5: Sea consistente en clase

Entre las reuniones programadas, sea muy coherente con este niño en la clase. Cíñete a la redacción del contrato de comportamiento tanto como puedas. Cuando el niño toma buenas decisiones de comportamiento, felicítelo. Cuando el niño toma malas decisiones, no se disculpe; si es necesario, sacar el contrato y revisar con él las condiciones acordadas al redactarlo. Enfatice las consecuencias positivas que resultan del buen comportamiento y aplique de todo corazón las consecuencias negativas del mal comportamiento.

Paso 6: sea paciente y confíe en el plan

Sobre todo, ten paciencia. No abandones a este niño. Los niños descarriados a menudo necesitan más amor y atención positiva, y su inversión profesional en su bienestar futuro debe ser total.

Ejemplo de contrato de comportamiento personalizado.

En conclusión

Es posible que se sorprenda de la abrumadora sensación de alivio que sienten todas las partes involucradas, simplemente por haber acordado un plan. Use la intuición de su maestro para comenzar un viaje más pacífico y productivo con este niño.