Saltar al contenido

¡10 estrategias de gestión del aula que funcionan!

Obviamente, una mala gestión del aula sin duda aumentará sus tasas de estrés y agotamiento. A menudo, los maestros informan una falta de apoyo al desarrollo profesional para mejorar la gestión del aula. A pesar de esta situación menos que ideal, existen simples estrategias positivas de gestión del aula que pueden mejorar el comportamiento prosocial de los estudiantes, la participación académica y fomentar un entorno de aprendizaje positivo.

Aquí hay diez técnicas efectivas de gestión del aula, o estrategias para una gestión positiva del aula. El profesor puede utilizar los que mejor se adapten a su método y estilo de enseñanza.

1. Muestre el modelo de comportamiento ideal

Adquiera el hábito de mostrar el comportamiento que desea ver en sus estudiantes, ya que el modelado les enseña a los estudiantes cómo actuar en diferentes situaciones. Una forma sencilla de modelar ciertos comportamientos es tener una conversación ficticia con otro maestro u otro alumno de la clase. Cuando hable sobre un examen u otro tema relevante, asegúrese de:

  • Use un lenguaje cortés;
  • Mantener el contacto visual;
  • Para mantener su teléfono en su bolsillo;
  • Hablar sin interrupción;
  • Para compartir sus preocupaciones sobre las declaraciones de los demás de manera respetuosa.

Luego, inicie una discusión en clase para enumerar y desarrollar los comportamientos ideales que ha ilustrado.

¿Cómo crear contratos de comportamiento para los estudiantes?

2. Deje que los estudiantes lo ayuden a establecer las reglas del aula

Alentar a todos los estudiantes a que lo ayuden a establecer las reglas para el aula generará más aceptación que si simplemente les dijera a los estudiantes lo que no se les permite hacer. Al comienzo del año o semestre, inicie una discusión preguntando a los estudiantes qué no deben hacer en clase. Por ejemplo, ¿cuándo se permiten los teléfonos? ¿Cuál es el nivel de ruido aceptable durante las lecciones? Estas preguntas pueden parecer que se está preparando para el fracaso, pero, dependiendo de la composición de su clase, es posible que se sorprenda de lo estrictas que son las reglas. De cualquier manera, tener una discusión debe generar expectativas que todos comprendan y respeten.

3. Mostrar reglas de clase

No dejes que se olviden las reglas de tu clase. Al igual que con la distribución de un programa, imprima y distribuya la lista de reglas generada por la discusión en clase. Luego, revise la lista con sus alumnos. Este paso enfatiza que respetas sus ideas y tienes la intención de comprarlas. Cuando un estudiante esté a punto de romper una regla, le resultará fácil dirigirlo a este documento. Puede incluir esta lista de reglas en un manual del estudiante con fechas importantes, eventos e información del programa.

4. Usa la comunicación no verbal

Las habilidades de comunicación sólidas son importantes para una gestión positiva del aula. La mayor parte de su comunicación con los estudiantes es no verbal. La comunicación verbal sólida también es importante cuando necesita mostrarles a sus alumnos las reglas y lecciones que necesitan saber en clase.

Gráficos de comportamiento

Los cuadros de comportamiento son una forma fácil de fomentar el comportamiento apropiado en el aula: los estudiantes pueden ver cómo se están comportando. Un método sencillo de seguimiento consiste en utilizar números o colores para indicar un buen y mal comportamiento. Para los niños más pequeños, será particularmente fácil aprender a asociar el color rojo o el número 1 con el mal comportamiento y el número 5 o el color verde con el buen comportamiento.

Lenguaje corporal

El lenguaje corporal es importante en la forma en que los estudiantes te interpretan. Por ejemplo, cruzar los brazos con frecuencia puede poner a los estudiantes a la defensiva y hacer que parezca que se está cerrando a la comunicación. Si no sabe qué hacer con las manos, presione los dedos frente a su pecho. Es más probable que los estudiantes sean receptivos a tus ideas si tienes un lenguaje corporal abierto.

Contacto visual

El contacto visual es otra forma de mejorar sus habilidades de comunicación no verbal. Cuando miras alrededor de tu salón de clases, te ganas la confianza de tus estudiantes mientras captas su atención. Además, si un estudiante está haciendo lo suyo, puede intentar observarlo durante cinco segundos. Los estudiantes deben entender que su comportamiento es inapropiado cuando notan su mirada.

Aplausos

Los aplausos captan rápidamente la atención de un aula fuera de control. Si no tiene tiempo para observar a los estudiantes afectados durante cinco segundos, un fuerte aplauso debería evitar que su clase actúe y permitir que sus estudiantes presten atención. Simplemente aplauda varias veces.

5. Construya relaciones de confianza con los estudiantes

Podría decirse que es la técnica de gestión del aula más eficaz. Cuando un estudiante confía en su maestro, se esfuerza más por seguir las reglas. Cuando los maestros se esfuerzan por conocer a cada estudiante de manera más personal, también obtienen más de su experiencia docente. Cada clase debe sentirse más como en familia. Si no sabe cómo pronunciar correctamente el nombre de cada niño, use el sarcasmo con regularidad y los estudiantes se sientan tontos al hacer preguntas, primero debe cambiar esos comportamientos.

estrategias de gestión del aula

6. Llamar a casa de forma positiva

Una técnica importante de gestión del aula es la llamada telefónica positiva a casa. Es fácil adquirir el hábito de llamar a la casa de un estudiante solo cuando hay un problema que informar. Si bien estas llamadas son necesarias y útiles, las llamadas domiciliarias positivas son igualmente importantes. Todos los padres quieren escuchar noticias positivas sobre su hijo y este refuerzo casi siempre se transmite al estudiante. Trate de tener una llamada positiva a casa para un estudiante todos los días, incluso si es solo un comentario agradable hecho por el niño en clase. Significa mucho para padres y estudiantes. Este tipo de apelación generalmente resulta en un comportamiento positivo en el aula.

7. Celebra el buen trabajo

Muestre a los estudiantes que aprecia el trabajo que hacen para aprender. Determine los hitos del trabajo que todos hacen cada día. Una vez a la semana, elija un equipo o estudiante particularmente trabajador para compartir su historia. Deje que la clase le pregunte cómo hizo su trabajo. Es una lección valiosa que los niños aprenden cuando escuchan a sus compañeros hablar sobre el significado del trabajo duro en sus propias palabras. Los niños que saben que se celebrará su trabajo, y no solo sus calificaciones, prestarán más atención y se mantendrán concentrados.

8. Mantener la autoridad durante todo el año

Lo pensaste cuando comenzaste el año, pero es fácil relajarse un poco a medida que avanza el año. Cuando les dice a los niños que dejen de hablar y vuelvan al trabajo, pero no lo cumple, les está demostrando que no es tan importante. Este tipo de comportamiento puede hacer que los maestros alcen la voz y digan cosas de las que se arrepienten. No tienes que ser malo, solo tienes que ser sincero. Haga una lista de las reglas que funcionan y realmente le importan, luego compártalas con sus alumnos. Muéstrelos visiblemente y consúltelos con frecuencia.

9. Satisfacer las necesidades de todos los alumnos

Es importante asegurarse de que cada uno de sus estudiantes pueda aprender lo que pretende enseñar. Comparta sus miedos e inquietudes con el equipo docente. Se pueden evitar muchos desafíos de gestión del aula si se tienen en cuenta las necesidades individuales y se planifica en consecuencia. Asegúrese de compartir el alojamiento individual proporcionado para cada estudiante afectado para que esos estudiantes sepan que también hay un plan. Comprender los procedimientos y las consecuencias puede ser exactamente lo que un niño perturbador necesita para sentir un mejor control sobre sus impulsos. Recuerde diseñar lecciones que desafíen a todos, es decir, todos deben ser evaluados.

10. Prepararse

Si no tiene que presentar planes de lecciones, eso no significa que no deba hacerlo. Hay muchas cosas con las que lidiar a lo largo del día y no saber lo que se supone que debes enseñar puede destruir fácilmente un buen día. Desarrolle planes que se adapten a su estilo de enseñanza, satisfagan las necesidades de todos los alumnos, cumplan con los estándares del plan de estudios y despierten la curiosidad de sus alumnos. Puede sonar intimidante, pero cuanto más lo haga, mejor estará. Un día bien planificado puede marcar la diferencia entre un día agotador y uno agotador.

Para que su aula funcione bien, debe poder vender su aula. No eres solo un profesor, eres un artista y un comercializador. Cuando los niños sientan su pasión y sepan hacia dónde va el aprendizaje, estarán emocionados de estar a la altura de las circunstancias. Cada año puede ser el año que los estudiantes de su clase nunca olvidarán.

Fuente: 1 2 3 4