Saltar al contenido

¡El papel del alumno en el aula!

La vida estudiantil es una etapa donde una persona adquiere los valores del trabajo duro para lograr mejores calificaciones, disciplina, puntualidad, trabajo en equipo, unidad y más, y donde se encuentra el alumno. esforzarse por convertirse en un ser humano exitoso y bueno. Es un período de tiempo que moldea al individuo y lo prepara para enfrentar los desafíos de la vida por venir con valentía y fuerza. El papel del alumno en el aula es fundamental y activo en la educación. Se involucran e interactúan con estudiantes y maestros, participan en los debates de clase y actúan de manera receptiva.

Con la evolución de las cosas, el papel de los estudiantes en la educación ha pasado de ser un facilitador a un monitor de tareas. Recopilan materiales de aprendizaje y tareas, verifican sus horarios de estudio, devuelven los materiales a sus respectivas ubicaciones después de usarlos, y más. Desarrollar excelentes habilidades de comunicación, ser amable y educado y poner en práctica lo que aprenden son algunos de los roles principales que los estudiantes desempeñan como aprendices en la educación.

¿Cuál es el papel del alumno en el aula?

La vida estudiantil es una “vida dorada” porque es la parte más crucial de la vida de un individuo. Los estudiantes juegan un papel importante en la gestión de sus escuelas y aulas. Pero eso no les basta. Se espera que dejen su terreno habitual como ciudadanos capaces y contribuyan al desarrollo de la sociedad en la que viven.

El papel del estudiante surge cuando los estudiantes toman parte activa en su aprendizaje reconociendo que son responsables de su éxito académico. Esto se manifiesta cuando toman decisiones y toman acciones que los conducen hacia su objetivo educativo.

Ciertos roles y responsabilidades de un estudiante deben y deben realizarse en la escuela durante la vida escolar.

Así como los humanos tenemos derechos y deberes hacia la patria, la sociedad y nuestra comunidad, del mismo modo, los estudiantes que estudian en la escuela también tienen ciertos derechos y deberes que es importante respetar. .

1. Cumplir con las expectativas académicas

Desarrollar un ambiente de aprendizaje creativo mientras se muestran valores de trabajo en equipo y unidad se encuentran entre los valores requeridos para cumplir con las expectativas académicas de los estudiantes.

2. Sea respetuoso y puntual

Al ser respetuosos, los estudiantes contribuyen a un ambiente de aprendizaje saludable y reducen las distracciones y las acciones disciplinarias. También se supone que deben llegar a tiempo. Llegar tarde a la escuela desarrolla su mala imagen, que por lo tanto puede tener un impacto negativo en sus calificaciones. Por lo tanto, es muy importante para ellos mantener la disciplina en el aula y comprender la administración del tiempo.

3. Tenga el mejor comportamiento

Un entorno educativo es necesario para garantizar el acceso de los estudiantes a una educación de calidad. En cualquier caso, para existir en tales condiciones, se espera que obedezcan las expectativas de comportamiento y muestren valores como cortesía, bondad, compasión, generosidad, simpatía y respeto.

4. Obedece a todos los profesores

Los estudiantes deben comportarse con respeto y obediencia hacia sus maestros y otros miembros de la escuela.

5. Mantener la disciplina en el aula y en la escuela.

Deben ser bien disciplinados no solo en la escuela, en las aulas, sino también en cualquier otro lugar.

6. Mantenga la escuela limpia

Siempre deben mantener limpios sus libros, su salón de clases, su escuela, su casa y su habitación. Deben ser reales, obedientes y amorosos con sus padres y mayores. También deben mostrar amor y afecto a los estudiantes de la escuela primaria y tratarlos a todos por igual, con paciencia y amabilidad.

7. Siga las reglas y regulaciones de la escuela

Deben ir a la escuela a tiempo y mantener una puntualidad continua. Asiste a clases regularmente a tiempo. Necesitan comprender sus responsabilidades morales y su comportamiento hacia la escuela y otros compañeros de clase.

8. Obtenga trabajo asignado a tiempo

Es un dicho / proverbio muy conocido: “Completa las tareas del mañana hoy, y las tareas de hoy ahora”. ¿Cuándo los terminarías, si el mundo se acabara en el próximo momento? Deben aprender y completar la tarea de hoy en lugar de dejarla para el día siguiente.

9. El papel del alumno en el proceso de aprendizaje.

Con el advenimiento de enfoques de aprendizaje cada vez más centrados en el estudiante y otros métodos innovadores Para aumentar la participación activa de los alumnos en su propio proceso de aprendizaje, los roles y responsabilidades tradicionales del profesor y el alumno han cambiado de varias formas. Sin embargo, siguen siendo los mismos en un área en particular.

En un modelo educativo tradicional, los roles y responsabilidades son claros y están bien definidos. Los profesores son responsables de la difusión eficaz del contenido y la evaluación de los resultados del aprendizaje. Son los expertos en conocimiento y su función principal es impartir este conocimiento a sus alumnos de manera eficaz.

Los alumnos son responsables de asistir a clase y completar la lectura y otra tarea dada por el maestro. Aunque su papel principal en el proceso es el de un oyente pasivo, escuchar requiere una atención cuidadosa durante la clase. Fuera del aula, su rol se vuelve más activo, requiriendo leer y completar las tareas elegidas por el maestro.

Algunos profesores convencionales sintieron que su responsabilidad comenzaba y terminaba con una presentación de calidad del contenido y la evaluación posterior mediante examen. La responsabilidad de prestar atención y estudiar se dejó al alumno. En algunos entornos universitarios y de posgrado, la participación en los cursos se deja al estudiante.

Hoy, participación activa de los estudiantes al proceso de aprendizaje, pero ¿qué significa esto? ¿Todos los alumnos pueden tomar decisiones por sí mismos, con poca o ninguna contribución del profesor? ¿Saben lo suficiente para seleccionar sus propios proyectos y tareas de clase?

Algunos críticos ven los entornos de aprendizaje de los estudiantes que permiten una total libertad de elección como una abdicación de la responsabilidad más importante del maestro: garantizar que el aprendizaje tenga lugar. De hecho, algunos llegan a decir que ciertos intentos contemporáneos de participación activa son poco más que anarquía, permitiendo que “los presos dirijan el asilo”.

Incluso en los enfoques tradicionales, los buenos maestros a menudo se negaban a aceptar de plano las acciones de los estudiantes que no mostraban interés en aprender. Este debería ser el caso de los enfoques educativos actuales, ya sea el aprendizaje por descubrimiento, el aprendizaje centrado en el estudiante o cualquier otra técnica de participación activa.

Cuando la educación progresiva llevó a que algunas aulas permitieran la total libertad de los estudiantes, el propio Dewey advirtió que el maestro seguía siendo responsable de garantizar que el aprendizaje tuviera lugar. Consideraba el papel del maestro como el de entrenador y facilitador que aún conservaba la responsabilidad final de garantizar un entorno educativo eficaz.

En el lenguaje actual, se podría decir que el maestro sigue siendo “el adulto en la sala”, en el sentido de que sabe lo que tiene que pasar para que se produzca el aprendizaje. Algunos profesores abordan el desafío de la participación apropiada de los estudiantes como una especie de negociación de contrato.

En la primera sesión de aprendizaje, la atención se centra en lo que el profesor aportará al proceso y lo que se espera que hagan los alumnos. Un buen maestro deja suficiente tiempo para asegurarse de que todos discutan y comprendan las expectativas y los estándares. Además, los buenos maestros están listos para cambiar las expectativas cuando sea necesario y aceptar los comentarios de los estudiantes.

Sin embargo, una vez que se definen las expectativas con respecto a los roles y responsabilidades del maestro y el alumno, es responsabilidad del maestro asegurarse de que se cumplan.