Saltar al contenido

20 actividades educativas para dinamizar tu curso

La tarea fundamental del maestro es hacer que los estudiantes se involucren en actividades educativas que probablemente conduzcan al logro de resultados. Tenga en cuenta que lo que hace el estudiante es en realidad más importante que lo que hace el maestro.

También es importante que cada actividad educativa sea significativa y asegure el desarrollo y progresión de los estudiantes en la unidad. Las actividades de aprendizaje deben basarse en actividades anteriores y evitar ser repetitivas. Deben permitir que los estudiantes participen y desarrollen sus habilidades, conocimientos y comprensión de diferentes maneras. Las actividades educativas significativas involucran a los estudiantes de una manera activa, constructiva, intencional, auténtica y cooperativa.

Actividades educativas: definición

Las actividades útiles de aprendizaje son aquellas en las que el alumno es capaz de trasladar lo aprendido a otro contexto, o para otro propósito. Por ejemplo, este es el caso si los alumnos pueden aplicar directamente las habilidades o los conocimientos adquiridos en una actividad a una tarea de evaluación o a la siguiente actividad de su unidad.

En lugar de pedirles a los niños que simplemente escuchen y tomen notas, el aprendizaje basado en actividades educativas alienta a los estudiantes a participar activamente en su propia experiencia de aprendizaje a través de actividades prácticas como la resolución de problemas y la investigación independiente.

Las actividades de la lección guían a los estudiantes y les brindan la oportunidad de procesar, integrar y comprender el contenido (por ejemplo, mirar un video, escuchar un podcast o leer un artículo). Los ejemplos de actividades se clasifican según los temas que las caracterizan. Cualquiera que sea la actividad elegida, debe estar directamente relacionada con el contenido anterior. Idealmente, todas las actividades deberían tener retroalimentación integrada y personalizada.

Tipos de actividades educativas

El banco de actividades de la lección que se presenta a continuación no es una lista exhaustiva, pero lo ayudará a pensar en la mejor manera de diseñar y brindar experiencias de aprendizaje de alto impacto para sus estudiantes.

1. Juegos de improvisación

Si su salón de clases está en calma, puede intentar implementar actividades de improvisación de bajo riesgo.

Por ejemplo, en el juego de las tres cosas en común, las parejas tienen que encontrar las cosas más inesperadas que comparten. O puede desafiar a sus alumnos a contar hasta 20 en grupo, cada persona tiene que decir un número (en orden) pero a nadie se le asigna un número, y si dos personas están hablando al mismo tiempo, todos comienzan de nuevo en 1.

2. Escritura de ideas

Probablemente hayas probado la lluvia de ideas, pero ¿alguna vez has probado la escritura de ideas? En este enfoque, los estudiantes tienen tiempo para generar sus propias ideas individualmente antes de compartirlas en voz alta o publicarlas en una pizarra en línea u otra plataforma compartida. Brindar espacio para el pensamiento individual conduce a mejores ideas y menos pensamiento grupal.

3. El rompecabezas

La filosofía de Jigsaw es ayudar a los estudiantes a empoderarse a través del aprendizaje entre pares. Empezamos dividiéndolos en “grupos de pertenencia” de 4 o 5 personas. Nuevamente, las salas de reuniones de Zoom o Google Meet simplifican las cosas, incluso si todos son remotos. Luego, a cada persona del grupo se le asigna un tema diferente para explorar. Luego se juntan para trabajar con todos los estudiantes de los otros grupos que están explorando la misma idea. Una vez que han dominado el concepto, los estudiantes regresan a su grupo original y cada uno comparte su nueva experiencia.

4. Mapas conceptuales

El mapeo mental colaborativo es una excelente manera para que los estudiantes se alejen de sus perspectivas individuales. Los grupos pueden hacer esto para revisar trabajos anteriores o para obtener ideas para proyectos y tareas. Antes de la era COVID, era posible cubrir las paredes del aula con notas adhesivas y papel cuadriculado. Hoy en día, existen muchas herramientas en línea que facilitan mostrar conexiones entre ideas.

5. La charla de un minuto

¿Cuántas cosas puedes explicar en un minuto? Al final de la lección, puede configurar un cronómetro y hacer que los estudiantes escriban su mayor revelación o pregunta más importante. Esta actividad educativa permite a los estudiantes reflexionar sobre su aprendizaje y fortalecer sus habilidades de escritura. Además, te harás una idea de lo que entendieron y lo que malinterpretaron.

estrategias para ayudar a los estudiantes

6. Notas de la cadena

Escriba varias preguntas en hojas de papel y páselas a un estudiante. El primer estudiante agrega una respuesta (use un cronómetro para que las cosas funcionen rápidamente) y luego pasa la hoja para recopilar otras respuestas. Las múltiples contribuciones ayudan a una comprensión más completa. Una alternativa digital es utilizar documentos compartidos que se invita a editar a varios estudiantes. Luego, su clase puede revisar las respuestas e identificar patrones y piezas faltantes.

7. Alineación de ideas

Elija una pregunta que obtenga una variedad de respuestas, luego pregunte a los estudiantes cuál es su posición, literalmente. Si no está practicando el distanciamiento social, pídales que pasen al frente de la clase y se organicen en fila, dependiendo de dónde se encuentren en el espectro de respuesta. En un salón de clases mixto o físicamente distante, pídales que se paren en una recta numérica virtual.

8. La cita misteriosa

¡Pon a prueba la capacidad de los estudiantes para aplicar su comprensión de una pregunta o posición teórica! Después de que hayan explorado un tema, muéstreles una cita sobre ese mismo tema que nunca hayan visto antes. Su tarea es averiguar el punto de vista de la persona que citó y justificarlo ante la clase. Los estudiantes pueden discutir esta pregunta en grupos pequeños antes de comenzar una discusión con toda la clase.

9. La datación rápida de las ideas

Pida a los alumnos que circulen por el espacio, o por las salas de reuniones de Zoom o Google Meet, para compartir sus ideas sobre un tema o discutir sobre un próximo proyecto. A medida que presentan repetidamente sus aprendizajes en múltiples fechas rápidas, las habilidades y perspectivas de presentación de los estudiantes crecerán.

10. Anotación de bocetos

En lugar de tomar notas de clase tradicionales, puede pedirles a sus alumnos que dibujen lo que aprendieron en clase. Recuerde que lo importante no es la calidad del dibujo, sino qué tan bien involucra a los estudiantes para visualizar su comprensión y ver su aprendizaje desde una perspectiva diferente.

11. Mapeo de la empatía

Inspírese en el manual del diseñador y anime a los estudiantes a explorar más profundamente desde otro punto de vista.

El ejercicio es muy sencillo: escribir lo que una persona dice, piensa, hace y siente.

La capacidad de reducir la velocidad y sumergirse en otro punto de vista es valiosa. Como parte del pensamiento de diseño, los mapas de empatía ayudan a los diseñadores a crear mejores productos para los usuarios. Pero este proceso puede ser igualmente valioso para analizar personajes de la literatura, figuras históricas o posiciones políticas.

12. Aprendizaje en pareja

Se trata de plantear un problema o una pregunta sobre un tema determinado y emparejar a los alumnos. Luego dé a cada par de estudiantes suficiente tiempo para llegar a una conclusión apropiada y permita que los niños compartan su conclusión en voz alta. De esta manera, los estudiantes participarán, se comunicarán y recordarán la lección mejor que antes.

actividades educacionales

13. Lluvia de ideas

La lluvia de ideas se practica principalmente en sesiones de grupo. Este proceso es útil para generar pensamientos e ideas creativas. La lluvia de ideas ayuda a los estudiantes a aprender a trabajar juntos y, lo que es más importante, a aprender unos de otros. ¡Te sorprenderán todas las grandes ideas que se les ocurren!

14. La sesión de rumores

Los participantes se reúnen en grupos, y cada grupo se centra en un solo tema. Dentro de cada grupo, cada estudiante contribuye con sus pensamientos e ideas. Se fomenta el debate y la colaboración entre los estudiantes de cada grupo. Cada uno debe aprender de la contribución y experiencias del otro. Como profesor, puede dar a sus alumnos algunas palabras clave para iniciar la conversación.

15. Boletas de liberación

Es mejor usarlos al final de la sesión de clase. Les pedirá a los estudiantes que escriban durante un minuto sobre una pregunta específica. Puede ser una pregunta general como “¿qué es lo más importante que aprendiste hoy?” “. Luego puede decidir iniciar una conversación al respecto en la próxima clase. También puede preguntarles si todavía recuerdan lo que escribieron.

16. Comprobación de conceptos erróneos

Ideal para aprender sobre los conceptos erróneos de los estudiantes. Ayuda a ver si los estudiantes pueden identificar la respuesta correcta cuando se les da un hecho incorrecto. Esta actividad es útil para repasar una lección anterior. Ella alienta a los estudiantes a pensar profundamente y elegir entre todas las posibilidades.

17. Encierra en un círculo las preguntas

Para realizar esta actividad, prepare una hoja de trabajo o cuestionario con una lista de preguntas (específicas) sobre su tema y pida a los alumnos que encierren en un círculo (o marquen) aquellas cuyas respuestas no conocen. Luego pídales que le devuelvan la hoja.

Crear rincones en la clase a partir de las diferentes preguntas que se han circulado. Deje que sus alumnos trabajen en los ejercicios adicionales y las explicaciones en las esquinas, individualmente. Como todos sus alumnos habrán encerrado en círculos diferentes preguntas, debe dar a cada alumno un orden diferente y personalizado para visitar los rincones.

18. Pregúntale al ganador

Invite a los alumnos a resolver en silencio un problema en la pizarra. Después de revelar la respuesta, pida a los que encontraron la respuesta correcta que levanten la mano (y que la mantengan levantada). Luego, todos los demás estudiantes deben hablar con alguien que haya levantado la mano para comprender mejor la pregunta y cómo resolverla la próxima vez.

19. El maestro y el alumno

Los estudiantes pueden reflexionar sobre los puntos principales de la última lección. Luego, los ponemos en parejas y les asignamos un rol a cada uno. Uno asume el papel de profesor, el otro de alumno. El rol del maestro es resumir los puntos principales, mientras que el rol del alumno es tachar puntos de su lista a medida que se mencionan y encontrar 2 o 3 puntos que el maestro olvidó.

20. La sabiduría de otro

Tras una lluvia de ideas individual o una actividad creativa, se trata de poner a los alumnos por parejas para que compartan sus resultados. Luego, convoque a voluntarios que hayan encontrado interesante o ejemplar el trabajo de su compañero. Los estudiantes a menudo están más dispuestos a compartir públicamente el trabajo de sus compañeros que el suyo propio. Por supuesto, siempre puede alentar a compartir sus objetivos también.