Saltar al contenido

7 actividades para cooperar en el aula

Las actividades de cooperación son diversas, involucran juegos educativos, talleres o incluso actividades. Este tipo de actividad permite una mayor implementación de la práctica. La práctica promueve el trabajo cooperativo y mejora la ayuda mutua, el compromiso, las habilidades sociales y la accesibilidad a las metas académicas que beneficiarán a los estudiantes en el futuro.

¿Qué es la cooperación en el aula?

Este enfoque pedagógico designa varios procedimientos interactivos que tienen lugar en pequeños grupos. Los estudiantes trabajan juntos en tareas de enseñanza en grupos más pequeños. Pueden ayudarse mutuamente jugando al juego cooperativo. En general, las actividades de cooperación escolar comparten las siguientes cinco características:

  • Las actividades propuestas son tareas de rutina o actividades cooperativas que se gestionan mejor a través del trabajo en grupo.
  • Los estudiantes trabajan en pequeños grupos de dos a cinco.
  • Utilizan un comportamiento cooperativo y prosocial para realizar sus tareas o actividades de aprendizaje comunes.
  • Cada niño es positivamente interdependiente. Las actividades están estructuradas de tal manera que los estudiantes se necesitan mutuamente para tener éxito en su trabajo.
  • Los estudiantes son individualmente responsables de su trabajo o aprendizaje.

¿Por qué utilizar actividades cooperativas en el aula?

Estas actividades que desarrollan el espíritu de equipo ayudan a:

  • Aumentar el éxito de los estudiantes
  • Construir relaciones positivas entre los estudiantes: las relaciones saludables son clave para crear una comunidad de aprendizaje que valore la diversidad.
  • Brindar experiencias que desarrollen tanto habilidades de aprendizaje como sólidas habilidades sociales.

La investigación muestra que este método de pedagogía cooperativa permite:

  • Un mejor resultado,
  • Un aumento en la retención,
  • Relaciones más positivas y un círculo de amigos más amplio.
  • Mayor motivación intrínseca,
  • Mejor autoconfianza,
  • Mayor apoyo social,
  • Desarrollar habilidades sociales. Por ejemplo, para tener mejores intercambios entre profesores y sus alumnos y mejores actitudes hacia la escuela.
  • Promover interacciones cooperativas entre miembros de diferentes grupos culturales y socioeconómicos.

Actividades de cooperación en el aula

Hay muchas posibilidades de experimentar la cooperación. Durante un consejo estudiantil, cooperativas, durante la preparación de una canción, durante un espectáculo, la realización de una actividad educativa o juegos cooperativos, ¡las posibilidades son numerosas!

A continuación se muestra una lista de actividades que ayudan a desarrollar el espíritu de equipo:

El “Think-Pair-Share”

También llamado “pensar y hablar”, en este dispositivo el profesor hace una pregunta al grupo y cada alumno tiene uno o dos minutos para pensar en ello. Luego se vuelven y discuten su respuesta con su vecino, luego la comparten con toda la clase.

Esta actividad cooperativa es muy útil porque involucra a todos los estudiantes en su aprendizaje. Se puede hacer rápidamente durante casi cualquier lección.

El rompecabezas

Los estudiantes se colocan en “grupos base” y “grupos de expertos” y se les asigna un tema diferente del mismo tema general.

Al principio, los alumnos trabajan en un tema específico con alumnos que tienen el mismo tema (el grupo de expertos): cada grupo es un grupo de expertos. Luego, cada grupo de expertos se divide y cada alumno regresa a su grupo original para enseñar su materia a sus compañeros. Con todos los miembros del grupo, todas las piezas del rompecabezas se unen para formar un producto completo.

Esta estrategia es útil porque ayuda a los estudiantes a interactuar entre sí y hacerlos responsables de su aprendizaje.

Cada estudiante debe trabajar para asegurarse de que todos los miembros de su grupo estén al tanto de los temas. Esta actividad se puede utilizar en todas las disciplinas y con una amplia variedad de temas. Permite a los estudiantes convertirse en profesores.

Cabezas numeradas

Los estudiantes se colocan en grupos y cada uno tiene un número asignado. Se les hace una pregunta y luego deben discutirla con los miembros de su grupo.

Cuando se acaba el tiempo, el maestro llama a un número. Todos los estudiantes con ese número se ponen de pie y se turnan para compartir lo que se ha discutido en sus grupos. Los estudiantes pueden desarrollar ideas similares y vincularlas entre grupos para ampliar la conversación.

Esta actividad permite a los estudiantes discutir en grupos pequeños antes de tener una discusión completa en clase. Además, anima a todos los estudiantes a contribuir a la discusión y escuchar la conversación, para que tengan algo que compartir si llaman a su número. Cada alumno puede involucrarse y participar en su aprendizaje.

La merienda

Los estudiantes forman dos círculos uno frente al otro (uno adentro y otro afuera). A los estudiantes se les hace una pregunta y deben discutirla con el estudiante frente a ellos. Los estudiantes en el círculo exterior se mueven en una dirección, por lo que tienen un nuevo compañero con quien charlar. Se hace otra pregunta y se inicia una discusión más profunda con este nuevo socio.

Esta estrategia es útil porque no solo les da a todos los estudiantes la oportunidad de compartir sus ideas con otro estudiante, sino que también les permite trabajar juntos para encontrar una solución. Si un estudiante no habla, comparte ni discute, está perdiendo un valioso tiempo de aprendizaje. Es importante que el maestro circule dentro del grupo de la clase para asegurarse de que comiencen las conversaciones y para involucrar a aquellos que necesitan apoyo adicional.

El round robin

Los alumnos se sientan en grupos (3 o 4 alumnos) y el profesor les hace una pregunta o les da un problema para resolver. Las preguntas o problemas se eligen deliberadamente porque hay múltiples formas de resolver un problema y múltiples puntos de discusión. Los estudiantes del grupo se turnan para responder y compartir sus ideas entre sí, trabajando juntos para encontrar una respuesta en la que todos estén de acuerdo.

Esta estrategia es importante, les brinda a los estudiantes la oportunidad de trabajar juntos para resolver un objetivo o alcanzar un entendimiento común. Requiere la participación de todos los estudiantes en el grupo y asegura que los estudiantes compartan sus ideas. En esta actividad, los estudiantes se turnan para apoyarse unos a otros y compartir sus ideas.

Turnarse para escribir

Los alumnos se distribuyen en grupos de 3 a 4 alumnos y el profesor da a cada grupo un tema o una idea. Nuevamente, es importante que el tema / idea permita diferentes respuestas o entendimientos. Los estudiantes se turnan para escribir su respuesta en una hoja de papel, compartida por el grupo.

Después de un rato, el maestro les dice a los estudiantes que pasen su trabajo al siguiente miembro de su grupo, quien luego se toma el tiempo para leer lo que ha escrito su compañero de clase. Luego agrega su respuesta, la explica más detalladamente o aclara lo que se ha escrito. Este proceso se repite para cada miembro del grupo.

Tomar turnos para escribir permite a los estudiantes demostrar su contribución y conocimiento sobre un área o tema. Los estudiantes deben prestar atención a lo que escriben los miembros de su grupo y deben ayudarse entre sí agregando o aclarando sus ideas. De este modo, pueden garantizar que cada alumno aprenda y contribuya a las ideas del grupo para lograr una comprensión total.

El carrusel

En esta actividad, los alumnos se dividen en grupos de 3 o 4. El profesor coloca una hoja de papel en la sala con diferentes preguntas relacionadas con un tema específico. Esta lección se puede realizar antes de comenzar una nueva secuencia para activar los conocimientos previos de los estudiantes, durante la secuencia o al final de la misma, durante la revisión. Cada grupo comienza con un cartel diferente y se le da un marcador de color para escribir. Este marcador viaja con grupos en las habitaciones. Cada grupo tiene de 1 a 2 minutos para responder la pregunta de la hoja. Luego dan la vuelta a la habitación para ver el siguiente cartel y repiten este proceso. Puede intentar que cada miembro del grupo escriba sus ideas en un papel para que las ideas de todos sean evidentes, pero este método consumiría demasiado tiempo. Cuando cada grupo ha escrito en cada hoja de papel, esta técnica provoca el encuentro de algunos alumnos. Deben trabajar juntos en sus grupos, pero también dentro del aula. Los estudiantes deben asegurarse de leer lo que otros estudiantes han escrito y proponer nuevas ideas, en lugar de copiar lo que ya está escrito. El carrusel ayuda a empoderar a los estudiantes pidiéndoles que escriban sus ideas y ayuden a los miembros de su grupo que luchan por encontrar algo para escribir.