Saltar al contenido

las causas y cómo gestionarlas de forma eficaz

La charla en el aula es una amenaza para la calidad de la educación. En sus clases, los profesores se enfrentan al bullicio a diario. De hecho, muchos profesores prefieren ignorar el tema y no hablar de sus dificultades para silenciar a sus alumnos. Piensan que el chisme se debe a una falta de autoridad de su parte o a una lección que no les cautiva. Hoy en día, el problema es cada vez más preocupante, en particular debido a las nuevas tecnologías, omnipresentes en nuestras vidas.

De hecho, la charla impide que los estudiantes se concentren, afecta seriamente la calidad de las lecciones y, a veces, deja a los profesores impotentes. Estas son algunas de las causas de este problema:

Chismes en clase: causas

  1. Para ganar favores, ejercitar el poder, aumentar la autoestima o simplemente para llamar la atención.. Jerry Wyckoff, psicólogo infantil, escribió: “El chisme permite que un niño tenga una ventaja sobre otro niño, que obtenga un favor ante los ojos de sus padres o del maestro”.
  2. Vea si es consistente en aplicar las reglas. También pueden realizar pruebas para ver si serán escuchados o interrumpidos con un “Deje de charlar”.
  3. Habilidades limitadas para resolver problemas : Es posible que los estudiantes aún no hayan adquirido las habilidades que necesitan para lidiar con los problemas que enfrentan. Es posible que no sepan cómo reaccionar ante una situación determinada, pero prohibirles chatear no les dará las habilidades para resolver el problema.
  4. Preocupaciones legítimas : los alumnos se enfrentan a problemas que afectan a su vida y a la de sus compañeros. Lo que puede parecer trivial para un maestro puede ser un gran problema para él. Evitar los chismes en todas las circunstancias puede crear una atmósfera de silencio que puede volverse abrumadora.
  5. Mayor necesidad de interacción social. Los estudiantes comienzan a formar amistades más fuertes, desarrollar identidades personales e identificar modelos a seguir. Junto con esto viene una mayor necesidad de socializar con amigos.

Charla en el aula: soluciones

Es difícil mantener el rumbo cuando tienes un salón de clases lleno de chismes frente a ti. Descubre aquí 13 técnicas efectivas para gestionar bien y detener la charla en clase:

1. Reducir la sobrecarga de información.

La charla comienza cuando el maestro pierde la atención de uno o más estudiantes de la clase. En muchos casos, esto sucede debido a una sobrecarga de información. Los alumnos tienen una capacidad de atención limitada debido a su desarrollo cerebral aún incompleto. La mayoría solo puede conservar de cinco a siete datos a la vez. Para trabajar con estas limitaciones, analice una lección compleja desglosándola. Al proporcionar tres o cuatro puntos clave, mantendrá la atención de los estudiantes enfocada en el aprendizaje en lugar de las distracciones circundantes.

2. Incorpora tiempo de conversación en tus lecciones.

Darles a sus estudiantes la oportunidad de debatir es una excelente manera de reducir la charla cuando desea silencio. Cree oportunidades para discusiones en grupo y comparta reflexiones durante sus lecciones. Si se les permite hablar durante unos minutos, será menos probable que sus alumnos conversen durante el resto de la lección.

3. Organice los escritorios de sus estudiantes para reducir las conversaciones.

Los estudiantes hablan más cuando están sentados juntos. Si bien la colaboración en grupo es positiva, a veces se necesitan otros arreglos de asientos para reducir la charla. Existe la configuración de herradura porque los estudiantes aún pueden girarse y hablar con la persona que está a su lado, pero no hay muchos más cerca. A veces se necesitan líneas para dejar de hablar por completo, como durante una prueba

4. Prueba Class Dojo.

Este sistema de gestión del comportamiento en línea es perfecto para controlar el nivel de ruido en su aula. Puede agregar puntos para los trabajadores silenciosos y restar puntos a los estudiantes que son demasiado ruidosos. A mis alumnos les encanta ganar puntos por su sabiduría y a los profesores les encanta poder controlar el volumen de su clase sin interrumpir la lección.

Class Dojo funciona en todo tipo de dispositivos electrónicos, computadoras de escritorio o teléfonos. Cuando trabaja con un grupo pequeño, puede sumar y restar puntos. El programa está diseñado para hacer ruido cuando el sonido ambiental es demasiado alto, y toda la clase se queda en silencio cuando lo escuchan. Puede trabajar con un grupo pequeño en una mesa trasera y controlar el nivel de ruido en su salón de clases con el clic de un botón.

5. Explique la diferencia entre charlar y comunicarse.

Los estudiantes solo deben informar eventos importantes, es decir, aquellos que amenacen la seguridad física o psicológica de una persona. Puede decirles que si no están seguros de lo importante que es, deben venir a hablar con usted. Al pasar por este proceso, aprenderán a diferenciar lo que es importante de lo que no lo es.

6. Anime a los estudiantes con un discurso.

Los alumnos y especialmente los universitarios se sienten más independientes. Esto a menudo provoca rebeliones contra los maestros y otras figuras de autoridad. En su lugar, coloque a los estudiantes habladores cerca de usted cuando sienta que el aula se está alejando de usted. En lugar de castigarlos, hábleles como adultos. Por ejemplo, explique: “Esta situación se vuelve muy frustrante para mí, porque sus interrupciones durante la clase dificultan la lección sobre la formación de nubes. Necesito que todos se callen y presten atención para que yo pueda seguir ”. Luego, describa brevemente las consecuencias. Tratar a los estudiantes de una manera más adulta los valora y puede corregir problemas de conducta.

7. Practique situaciones que necesitan ser informadas.

El juego de roles es una herramienta poderosa. Cree una tabla en T con sus alumnos para hablar sobre lo que se debe informar, lo que pueden manejar por sí mismos y lo que pueden omitir.

Otra buena forma de practicar es hacer que escriban o clasifiquen diferentes escenarios. Esto ayuda a determinar qué se debe informar y qué son solo chismes.

Finalmente, colocar diferentes letreros para que los estudiantes se refieran puede ayudarlos a recordar qué es importante informar.

8. Dé a los estudiantes la oportunidad de informarle a usted.

Informe a los alumnos cuándo deben informarle. También es una buena idea dejar que le cuenten lo que está sucediendo en privado. Puede pedirles que hablen con usted, que le escriban una nota o que escriban lo que pasó en su diario de conversación. Un diario de conversación es un cuaderno donde el alumno y el profesor se corresponden cada semana o cada dos semanas. Esta es una gran salida para las preocupaciones y puede ayudarlo a detectar problemas antes de que surjan.

Cuando los estudiantes sienten que son escuchados y respetados, cualquier método que les permita relacionarse es apropiado.

9. Ofrecer un entorno de aprendizaje variado.

Si los estudiantes tienden a charlar durante la clase, un enfoque es animarlo, pero dentro de los límites de un proyecto de clase. Considere nuevas formas de presentar información para hacerla más interactiva, que incluyen:

  • Proyectos de grupos pequeños. En lugar de dar una charla sobre los padres fundadores, divida a los estudiantes en grupos pequeños para que cuenten sus propias historias y creen una presentación creativa. Esto actúa sobre sus capacidades emergentes de pensamientos abstractos y les permite involucrarse de una manera nueva.
  • Conferencias invitadas. Traer a un experto local para interactuar con los estudiantes enfoca su atención y les permite hacer muchas preguntas.
  • Recursos visuales o auditivos. Vea un clip de película o escuche una grabación de audio relacionada con el material de la clase. Luego, pida a los estudiantes que piensen críticamente sobre lo que han visto u oído. Anímelos a trabajar juntos para responder preguntas de pensamiento crítico.

10. Enseñe técnicas de resolución de conflictos.

Si enseña habilidades sociales importantes, los estudiantes comenzarán a aprender a lidiar con situaciones por sí mismos. Estas habilidades incluyen:

  • Apaciguamiento en caso de nerviosismo;
  • Dirígete entre ellos directamente;
  • Habla con confianza, honestidad y amabilidad;
  • Escuchar a los demás con atención (también pueden parafrasear las palabras de otras personas para asegurarse de que se entienden);
  • Sugerir soluciones y acordar una solución a implementar.

El juego de roles puede volver a ser una poderosa herramienta de enseñanza. Poner en escena cómo los estudiantes deben hablar entre sí es un momento de enseñanza importante.

Leer también

Construya relaciones con estudiantes que lo desafíen

11. Cuando los estudiantes informen, tómese el tiempo para comprender la situación.

Asegúrese de estar completamente consciente de las circunstancias que el estudiante está tratando de explicarle. Esto puede ayudarlo a decidir si debe intervenir y aplicar una regla, darles una estrategia para tratar de resolver problemas por sí mismos o simplemente hacer que el estudiante se sienta escuchado y luego seguir adelante.

12. Esté preparado para dar algunas respuestas respetuosas a los charlatanes.

Por lo general, es mejor si puede responder positivamente a un estudiante. Esto no siempre es fácil (especialmente cuando un estudiante se siente presionado a interrumpir su clase de matemáticas para señalar a alguien sentado en el lugar equivocado). Recuerde que cuando vemos o sentimos algo que creemos que nos está lastimando, rompiendo las reglas o lastimando a alguien, a menudo buscamos a un colega o familiar con quien hablar. Nuestros estudiantes están aprendiendo a hacerlo.

Trate de pensar en lo que el estudiante podría decir realmente: “Esto es importante para mí. Escúchame con atención. Ayuadame.” Si los interrumpimos con un rápido “Deje de charlar”, les animamos a que no vengan a nosotros, incluso si hay un problema mayor.

Aquí hay algunas ideas respetuosas:

  • “Gracias por decirmelo. Intentaré echar un vistazo de cerca la próxima vez “.
  • “¡Vaya, realmente conoces nuestras reglas!”
  • “Gracias por decirmelo. ¿Por qué no escribir sobre ello en su diario y contarme más? “
  • “¿Por qué no haces un dibujo de cómo te sientes?”

A menudo, si le damos al charlatán un “trabajo” que hacer cuando charla, la frecuencia de su charla se reducirá. Si aún así terminan con un párrafo para escribir sobre lo que sucedió o si tienen que hacer un dibujo, podrían decidir que el tiempo y el esfuerzo no valen la pena.

13. Anime y elogie a los estudiantes que reportan incidentes graves.

Dependiendo de su situación, puede hacerlo en privado o en público. Dígale al alumno que tuvo que ser valiente para denunciar una situación grave y que está orgulloso de que haya tratado de ayudar a otra persona.

Leer también