Saltar al contenido

¿Cómo hacer más atractivo un curso?

Durante décadas, los maestros han probado nuevas estrategias de enseñanza para hacer sus lecciones más dinámicas e interactivas. A continuación se muestran algunas técnicas:

Incorpora el misterio en tus lecciones

Aprender puede ser mucho más divertido para sus estudiantes si no saben qué esperar. Intente incorporar una sensación de sorpresa y misterio en sus lecciones. Cuando esté a punto de revelar una nueva lección, los días previos a su comienzo, dé cada jpur a los estudiantes. Es una forma divertida de convertir su lección en un misterio, y es posible que sus alumnos estén realmente ansiosos por descubrir qué aprenderán a continuación.

No repita el material didáctico

Es apropiado e imprescindible revisar el material didáctico, pero procura no repetirlo textualmente, ya que esto puede hacer que resulte menos interesante para los alumnos. Cuando necesite revisar material, hágalo como un juego de revisión en el que presenta la información de una manera diferente. Para esta actividad, los estudiantes dibujan una pirámide en sus cuadernos y escriben tres cosas que aprendieron, dos cosas que encontraron interesantes y una pregunta que todavía tienen.

Crea juegos de clase

Los juegos también son una excelente manera de mantener las lecciones interesantes. Si sus estudiantes necesitan recordar su ortografía, organice un concurso de ortografía, un concurso en el que los participantes son eliminados cuando escriben mal una palabra. Si los estudiantes van a practicar matemáticas, haga un concurso de matemáticas, que es similar a un concurso de ortografía, pero con problemas o hechos matemáticos en lugar de deletrear palabras. Los juegos hacen que el aprendizaje sea divertido y juegos de aula son una receta para niños felices.

Dale opciones a tus estudiantes

Una estrategia que los maestros han encontrado efectiva es brindar oportunidades para que sus estudiantes tomen sus propias decisiones de aprendizaje. La elección puede ser un factor poderoso en motivación porque ayuda a promover el interés y la independencia de los estudiantes. La próxima vez que esté planeando una actividad, intente hacer un tablero de selección.

Usando tecnología

La tecnología es una excelente manera de generar interés en sus lecciones interesantes. A los niños les encanta la electrónica, así que intente que sea parte de su estrategia de enseñanza general. En lugar de pararse frente a la sala y dar conferencias, no dude en utilizar una pantalla interactiva Smartboard. Amplíe sus lecciones de actividades de aprendizaje cooperativo conectándose a un aula en otra ciudad o país a través de una videoconferencia. Use la tecnología de diferentes maneras y verá que el nivel de interés de su clase aumenta a pasos agigantados.

No te tomes la enseñanza tan en serio

Ser un maestro eficaz es un trabajo importante, pero eso no significa que tengas que ser serio en el aula en todo momento. Trate de relajarse un poco y reconozca que sus estudiantes pueden tener intereses y estilos de aprendizaje diferentes a los suyos. Está bien reírse de uno mismo de vez en cuando y divertirse. Puede encontrar que sus estudiantes están más interesados ​​cuando está un poco más relajado.

¿Cómo hacer un curso interactivo?

En un salón de clases tradicional, el maestro se para frente al salón y da conferencias a los estudiantes mientras los estudiantes escuchan y toman notas. Desafortunadamente, esta no es la forma más efectiva de mantener el interés de los estudiantes. Haga que el aprendizaje sea interactivo creando lecciones prácticas que involucren a los estudiantes en cada paso del camino. Cuando involucra a los estudiantes y hace que sus lecciones sean interactivas, su salón de clases se vuelve más interesante.

Conecte el material a la vida de sus estudiantes

Intente establecer una conexión entre la vida real y lo que están aprendiendo sus alumnos. Esto les ayudará a comprender mejor la necesidad de aprender lo que está enseñando. Si constantemente te preguntan por qué necesitan aprender algo y siempre respondes con “porque”, pronto perderás tu credibilidad. En su lugar, intente darles una respuesta real como: “Llegas a conocer el dinero porque en el mundo real tienes que saber cómo comprar comida y pagar tus facturas”. Al dar una respuesta simple, los ayuda a establecer una conexión entre lo que aprenden en clase y cómo usarán esa información en el futuro.

La clase invertida

La clase invertida ha ido ganando popularidad desde que el término “reverso” entró en el mundo de la educación en general en 2012. Cuando se presentó por primera vez la idea de que los estudiantes pudieran aprender nueva información en casa, luego ir a la escuela y usar el tiempo de clase para el pensamiento crítico, las actividades y el refuerzo de conceptos era único. Sin embargo, muchos profesores utilizan esta estrategia y ven resultados positivos. Estudiantes de un clase inversa pueden trabajar a su propio ritmo y relacionarse con sus compañeros de formas más interactivas y significativas mientras están en clase. Intente utilizar la estrategia de enseñanza inversa para su próxima lección y observe la profundidad del compromiso de sus estudiantes.

Sal de los caminos trillados

Los planes de lecciones no tienen que incluir hojas de trabajo o conferencias en las que los estudiantes se sienten y toman notas repetidamente. Trate de pensar fuera de la caja y participe en la planificación de una lección fuera de lo común. Invite a un orador, salga de excursión o aprenda al aire libre. Cuando prueba algo nuevo y diferente, es probable que sus estudiantes respondan de manera positiva. Cuando planifique una lección, intente colaborar con otro maestro o lleve a sus estudiantes a una excursión virtual. El aprendizaje en el que participan los estudiantes es el más eficaz. A sus alumnos les resultará más interesante aprender cuando les presente el material de diferentes formas creativas.

(Fuente)