Saltar al contenido

¿Cómo hacer una mejor preparación de la lección?

Como maestro, hay momentos en los que a todos nos cuesta diseñar un plan de lecciones que no solo sea exitoso con los estudiantes, sino que también cumpla con los objetivos de aprendizaje predeterminados. Algunos profesores intentan encontrar una solución para elaborar el “plan de lección perfecto”. Pero no existe la perfección y lo mismo ocurre con la redacción de un plan de lección. Entonces, ¿cómo se prepara una lección?

¿Cómo prepararse para una lección?

A continuación, se ofrecen algunos consejos sencillos que le ayudarán a preparar un plan de lección para sus alumnos:

Comprenda el nivel y las habilidades de sus estudiantes.

Siempre que planifique una lección, es importante conocer el nivel de sus alumnos. Debe tener en cuenta la capacidad de sus estudiantes durante su tiempo de preparación. Si está utilizando uno con el que ya está enseñando, es posible que deba cambiarlo según el nivel de sus alumnos.

Utilice el libro como plataforma de lanzamiento, no como muleta.

Si pasa todo el período de clase siguiendo el esquema que se da en el libro sin agregar nada más a la lección, su lección se volverá monótona para sus alumnos; la mayoría de ellos podría haber leído el libro por su cuenta. Tu trabajo como profesor es llevar recursos más allá del libro. El libro es solo un esqueleto de su lección; tienes que completarlo para que sea realmente significativo. Puede hacer esto relacionando la lección con la vida real, agregando material adicional relevante o creando actividades adicionales para sus estudiantes.

Reconozca la capacidad de atención de sus estudiantes.

Si está enseñando a estudiantes de jardín de infantes, es muy poco probable que puedan quedarse quietos y concentrarse en una actividad durante una hora. ¡Incluso los adultos tendrán dificultades para hacerlo! Para evitar esto, interrumpa la lección. Deje tiempo en su lección para actividades que requieran que los estudiantes se muevan, se estiren y hablen. Una buena regla a seguir es cada 50 minutos de clase; deberías tener tres actividades diferentes. Por ejemplo, 20 minutos de lectura y escritura, 15 minutos de discusión / debate en clase y 15 minutos de actividad.

Utilice diferentes herramientas educativas.

Si desea que sus alumnos se involucren realmente en su lección, puede ser una buena idea no limitarse a usar el libro en su salón de clases. Cuando agrega videoclips, música o incluso solo accesorios a su plan de lección, es más probable que los estudiantes presten atención. También puede realizar actividades que requieran otros suministros, como pintura, papel de colores o bloques de construcción. Puede llevar tiempo pensar en ideas y materiales, pero si quieres hacer un buen plan de lección, ¡tienes que esforzarte!

Esté preparado con un plan de respaldo.

Es posible que se pregunte por qué necesita un plan de respaldo si está creando un buen plan de lecciones para comenzar. El hecho de trabajar con personas es que siempre existe una variable de “lo desconocido”. Puede crear un plan de lecciones realmente divertido y emocionante que incluya algunas actividades diferentes y requiera de 15 a 20 estudiantes. Luego, cuando te presentas a clase, te das cuenta de que la gripe sigue y solo tienes 7 estudiantes en clase. En esta situación, debe tener un plan de respaldo. Preparar un buen plan de lección significa preparar un plan B.

Cómo hacer una mejor preparación de la lección

Los 5 pasos de una lección

El proceso de planificación de lecciones puede ser difícil, así que echemos un vistazo a 5 pasos efectivos para organizar mejor las lecciones.

1. Definición de los objetivos de la lección

Es importante escribir metas (específicas, mensurables, alcanzables, realistas, cronometradas) para sus lecciones siguiendo la taxonomía de Bloom.

Una vez que haya definido sus objetivos, debe pensar en el contexto o las situaciones en las que se usa el idioma, ya que estos se aplicarán en el paso “Estudio” al introducir un nuevo idioma.

Si el contexto es claro, muestra a los estudiantes cuándo y cómo se está utilizando el nuevo idioma. El contexto puede provenir de un texto de escucha o lectura, puede provenir de los propios estudiantes o el profesor puede proporcionarlo.

Ahora que la fase de planificación inicial ha terminado, es hora de comenzar a buscar formas de involucrar a los estudiantes.

2. Inicio de la lección (paso de participación)

Cada lección tiene un comienzo. Y como el comienzo de un libro o una película, si no interesa al lector, al espectador o, en nuestro caso, al alumno, entonces puede que no dé frutos. El maestro debe intentar involucrar a los estudiantes desde el comienzo de la lección. Una buena forma de hacer esto es crear actividades llamadas calentadores o rompehielos.

3. Presentación del nuevo idioma (etapa de estudio)

Por ejemplo, al considerar la presentación de una nueva forma lingüística, el profesor debe presentar:

  • Lo que realmente significa la forma.
  • Cuando se utiliza realmente el formulario.
  • Como está hecho.
  • Su pronunciación y cómo está escrito.
  • ¿Cómo se forman los negativos y las preguntas?

* Una vez que estos puntos son claros para el profesor, él / ella debe pensar en formas de impartir este conocimiento a los estudiantes.

* Solo decirles a los estudiantes lo que significa algo y cómo se usa generalmente no es una buena manera de que los estudiantes aprendan.

* Existe una amplia gama de actividades, técnicas y materiales interesantes para introducir un nuevo idioma. La mayoría implican exponer a los estudiantes al idioma a través de textos escritos y diálogos.

A continuación, se muestran algunos métodos de uso común para introducir el nuevo idioma:

  • Objetos reales.
  • Archivos de sonido.
  • Canciones.
  • Cuentos.
  • Videoclips
  • Unas fotos.
  • Dibujo.

Usar diferentes enfoques para presentar el nuevo idioma ayuda a crear una variedad que es muy importante para:

  • Involucre a los estudiantes y genere interés en la lección.
  • Se adapta a diferentes estilos de aprendizaje de los estudiantes.
  • Haga que el aprendizaje ocurra y permanezca en la mente de los estudiantes durante mucho tiempo.
  • Logre una gestión eficaz del aula.

4. Practica (la etapa de activación)

Una vez que se ha introducido el nuevo idioma a los alumnos, se les debe dar la oportunidad de practicarlo para familiarizarse con él y adaptar su lenguaje y su cerebro a él. Hay dos tipos principales de práctica:

5. Termina la lección

Al comenzar la lección, debe completarla. Un buen final de clase es tan importante como un buen comienzo.

Es importante al final de la lección:

  • Deje una buena impresión en los estudiantes para que esperen con ansias la próxima lección.
  • Dales una sensación de logro.

A algunos profesores les gusta recapitular la lección del día, destacando los puntos principales y las metas logradas, directamente o por elicitación. Esta es una buena manera de consolidar el punto del lenguaje y dar a los estudiantes una idea clara de lo que han logrado.

También es habitual que los profesores finalicen la sesión con actividades similares al rompehielos. El objetivo aquí no es calentar a los alumnos, sino finalizar la lección con un juego o una actividad divertida.

Hoja de preparación para una lección (ejemplo)

Aquí hay un ejemplo de preparación de lecciones:

Fuentes: