Saltar al contenido

8 estrategias para manejar un aula de jardín de infantes difícil

Los niños de kindergarten son niños animados, curiosos y cariñosos que recompensan a sus maestros con sus habilidades y creatividad. A pesar del fuerte deseo de aprender de estos niños, a veces exhiben comportamientos difíciles. Por eso es fundamental que un profesor domine las técnicas de gestión del aula. Esto promueve el aprendizaje, crea un entorno seguro y reduce el número de intervenciones disciplinarias. Estos son los consejos y herramientas para administrar adecuadamente una clase de jardín de infantes difícil:

Determinar las causas específicas

Determinar la causa raíz de los comportamientos difíciles es el primer paso para una buena manejo del aula con estudiantes difíciles.

Una vez definidas las razones, puedes encontrar un truco para remediarlo. Por ejemplo, si un niño se comporta mal solo por la mañana, puede ser porque no está comiendo lo suficiente para el desayuno. Simplemente haga la pregunta al estudiante: “¿Qué desayunaste esta mañana antes de venir a la escuela?” ”

Después de hablar con él, lo único que tienes que hacer es animar a sus padres a que le den un desayuno completo y nutritivo.

Sistema de recompensa positiva

Los incentivos suelen motivar a los niños a comportarse bien. Así que configure un sistema de puntos en su clase para recompensa acciones positivas.

Por ejemplo, puedes dar puntos a ciertos logros: darás cinco puntos por escuchar bien en grupo y tres puntos por estar callado durante la cola.

Cuando un niño alcanza un cierto nivel, digamos 25 puntos, déjelo elegir un premio entre una variedad de juguetes pequeños. Ganar puntos ayuda a los niños a mantenerse encaminados y puede reducir la cantidad de problemas resultantes de conductas difíciles.

Entorno estructurado

Puede estructurar su salón de clases para que sea propicio para el aprendizaje en un ambiente tranquilo.

Resista la tentación de colgar demasiados cuadros en las paredes, ya que decoraciones puede distraer a los niños pequeños. Establezca y aplique un programa diario: esta rutina es particularmente reconfortante para los niños que tienen dificultades para concentrarse.

Recuerde que un aula organizada y estructurada debe tener una variedad de lecciones y actividades.

Actividades atractivas

A los niños de kindergarten les interesan las actividades táctiles porque les gusta interactuar físicamente con sus materiales. Organice lecciones usando materiales de arte, haga experimentos científicos simples con plantas y enseñe conceptos matemáticos usando dominó. Permita que los niños se muevan entre los centros de aprendizaje en diferentes momentos del día para que puedan aprender de diferentes proyectos mientras gastan su energía extra. También puede reservar un tiempo cada día para un círculo de historias; Las historias emocionantes seguramente captarán la atención y la imaginación de su clase joven, y puede crear otras actividades basadas en estas historias.

Dirigirse a los estudiantes individualmente y no en grupos

Cuando intente calmar una clase ruidosa, no se dirija a un grupo completo, sino que concéntrese en algunos estudiantes que son los más ruidosos.

Si se dirige a un grupo, tiene el poder de los números: ninguno de los estudiantes asumirá la responsabilidad y cada uno continuará haciendo lo que no debe. Pero, al identificar a los estudiantes individualmente, y no como un grupo, es mucho más probable que obtenga resultados para silenciarlos porque tienen más miedo de ser reprendidos.

Una vez que los principales culpables guarden silencio, el resto de la clase los seguirá rápidamente.

Dilo solo una vez

Intente decirle algo a su clase solo una vez para animarlos a escuchar con atención en todo momento.

Al repetir lo que dices, los conviertes en oyentes perezosos, porque aprenderán que no necesitan escuchar ya que estarás repitiendo la instrucción una segunda o tercera vez.

Los estudiantes ruidosos aprenderán rápidamente que si no tienen cuidado, no entenderán lo que se dice y no recibirán instrucciones para la tarea en cuestión.

Asegúrese de establecer el estándar desde el principio y haga saber a todos los estudiantes que no está repitiendo las instrucciones; que seguro llamará su atención. Involucre a sus estudiantes con estos consejos.

Dar más responsabilidad a los estudiantes ruidosos

Darles a los estudiantes problemáticos en el aula algo que hacer o una actividad para liderar los hará sentir más empoderados y más propensos a concentrarse.

Esto tendrá un efecto dominó en sus compañeros de clase y se animará a todos a que se callen y escuchen.

Fomente la escucha activa

Inculcar habilidades de escucha clave desde una edad temprana contribuirá en gran medida a ayudar a los estudiantes a lo largo de su vida escolar.

Cuanto más comprendan y practiquen la escucha activa, es más probable que presten atención y escuchen al maestro en clase.

Para los estudiantes más jóvenes, existe una excelente manera de practicar sus habilidades auditivas: jugar de manera diferente juegos tales como ” Jacques dijo“.