Saltar al contenido

22 estrategias de evaluación simples para usar todos los días

El objetivo final de la enseñanza es la comprensión. Solo que, como todos sabemos, es más fácil hablar que enseñar, sobre todo cuando necesitamos abarcar muchos conceptos en poco tiempo. Esperamos que los estudiantes lo aprendan, ya sea ahora o antes de la hora de la prueba, y mantenemos los dedos cruzados para que sus resultados indiquen que tuvimos éxito en nuestro trabajo.

El problema es que a menudo confiamos en estas pruebas para medir la comprensión de los estudiantes. Luego seguimos adelante. No siempre tenemos tiempo para abordar las debilidades y los malentendidos de los estudiantes una vez que se han calificado las pruebas. Atrás quedaron los días en que podíamos ayudar a los estudiantes a aprender a través de estrategias que hacen buenas preguntas.

A continuación, se muestran 22 estrategias de evaluación simples y consejos que lo ayudarán a acelerar su enseñanza, planificación y diseño de programas.

1. Haga una pregunta abierta que haga que los estudiantes escriban / hablen

Evite preguntas cerradas y frases como “¿Tiene sentido esto?” Para responder a estas preguntas, los estudiantes suelen responder “sí”. Entonces, por supuesto, es sorprendente que muchos estudiantes luego admitan que están perdidos.

Para ayudar a los estudiantes a captar las ideas que están discutiendo en clase, haga preguntas abiertas que pidan a los estudiantes que escriban o hablen. Indudablemente revelarán más de lo que hubiera imaginado.

2. Pida a los alumnos que piensen

En los últimos cinco minutos de clase, haga que los estudiantes reflexionen sobre la lección y escriban lo que han aprendido. Luego, pídales que piensen en cómo aplicar ese concepto o habilidad en un entorno práctico. Las respuestas de los estudiantes se pueden administrar mediante herramientas como Loop que facilitan la administración y revisión de sus respuestas.

3. Utilice cuestionarios

Haga un breve cuestionario al final de la lección para verificar la comprensión de los estudiantes.

4. Pida a los alumnos que resuman

Haga que los estudiantes resuman o parafraseen conceptos y lecciones que sean importantes. Se puede hacer de forma oral, visual o de alguna otra forma.

5. Usa señales con las manos

Las señales con las manos se pueden utilizar para evaluar o indicar la comprensión del contenido por parte de los estudiantes. Los estudiantes pueden comunicar su comprensión usando sus dedos: cinco dedos para una comprensión máxima y un dedo para una comprensión mínima. Esta estrategia requiere el compromiso de todos los estudiantes y permite al maestro verificar la comprensión en un grupo grande.

6. Utilice tarjetas de respuesta

Todos los estudiantes de la clase sostienen simultáneamente tarjetas, carteles, pizarrones, pizarrones magnéticos u otros elementos para indicar su respuesta a una pregunta o problema presentado por el maestro. Con estos dispositivos de respuesta, el maestro puede registrar fácilmente las respuestas de cada alumno mientras enseña a todo el grupo.

7. Utilice el método de las cuatro esquinas o “Cuatro esquinas”.

Una forma rápida y sencilla de conocer la respuesta de los estudiantes son las “Cuatro Esquinas”. Permite que los estudiantes se muevan y al mismo tiempo le permite al maestro monitorear y evaluar su comprensión.

El maestro hace una pregunta o hace una declaración. Luego, los estudiantes se mueven al rincón apropiado del aula para indicar su respuesta a la pregunta del maestro. Por ejemplo, las opciones de esquina pueden incluir “Estoy totalmente de acuerdo”, “Estoy totalmente en desacuerdo”, “Tiendo a estar de acuerdo” y “No estoy seguro”.

8. Think-share-share

Los estudiantes se toman unos minutos para pensar en la pregunta o en la declaración del maestro. Luego se reúnen con un compañero designado para comparar sus opiniones antes de compartirlas con toda la clase.

9. Utilice la lectura coral

Los estudiantes marcan el texto para identificar un concepto en particular e intervienen, leen el texto marcado en voz alta al unísono con el maestro. Esta estrategia ayuda a los estudiantes a desarrollar la fluidez, a diferenciar entre las declaraciones de lectura y las preguntas y a practicar la redacción, el ritmo y el diálogo de lectura.

10. Cree un cuestionario con una sola pregunta.

Haga una pregunta única y enfocada con un objetivo específico que pueda responder en uno o dos minutos. Puede escanear rápidamente las respuestas escritas para evaluar la comprensión de los estudiantes.

11. Establecer un seminario socrático

Los alumnos se plantean preguntas sobre una cuestión fundamental, un tema o un texto seleccionado. Las preguntas inician una conversación que continúa con una serie de respuestas y preguntas adicionales. Los estudiantes aprenden a formular preguntas que tratan con problemas para facilitar su propia discusión y llegar a una nueva comprensión.

12. Utilice el método “3-2-1”

Los estudiantes consideran lo que han aprendido respondiendo los siguientes tres puntos al final de la lección: 3) los conceptos que han aprendido de la lección; 2) los conceptos que quieren explorar y 1) sus preguntas. Este método estimula el pensamiento del estudiante sobre la lección y lo ayuda a procesar el aprendizaje.

13. Use un boleto en la puerta

Los estudiantes deben escribir sobre un tema específico durante un breve período de tiempo. Los maestros recopilan sus respuestas en forma de “boleto en la puerta” para verificar la comprensión de los estudiantes de un concepto que se está enseñando. Este ejercicio genera rápidamente múltiples ideas que pueden transformarse en escritos más extensos más adelante.

14. Anotar reflexiones en un diario.

Los estudiantes pueden escribir sus pensamientos sobre una lección: lo que aprendieron, lo que les causó problemas, las estrategias que encontraron útiles u otros temas relacionados con la lección. Los estudiantes pueden reflexionar y procesar las lecciones. Al leer el trabajo de los estudiantes, especialmente los tipos de diarios de aprendizaje que ayudan a los estudiantes a pensar, los maestros pueden identificar conceptos erróneos y éxitos individuales en la clase.

15. Evaluar formativamente con papel y lápiz

Los estudiantes responden a evaluaciones formativas breves de forma individual, en papel y con lápiz, de las habilidades y conocimientos enseñados en la lección. Los maestros pueden decidir que los estudiantes se corrijan ellos mismos. El docente recopila los resultados de la evaluación para monitorear el progreso de cada alumno y anticipar lecciones futuras.

Tanto el alumno como el profesor pueden evaluar rápidamente si el alumno ha adquirido los conocimientos y habilidades necesarios. Esta es una evaluación formativa, por lo que la calificación no es el objetivo previsto.

16. Compruebe si hay conceptos erróneos

Presente a los estudiantes conceptos erróneos comunes o predecibles sobre un concepto que está preparando. Pregúnteles si están de acuerdo o no, explicando por qué.

17. Usa analogías

Enseñar con analogías puede ser poderoso. Ocasionalmente, dé a los estudiantes una analogía: “El concepto en el que se está trabajando es como ____ porque ____. “.

18. Practica con frecuencia

Verifique la comprensión de los estudiantes al menos tres veces por lección, como mínimo.

19. Usa variedad

Los maestros deben usar suficientes técnicas individuales y grupales diferentes para verificar que saben exactamente lo que saben todos los estudiantes. Lo más probable es que esto signifique que durante una sola clase no se deba repetir la misma técnica.

20.Hacer que la evaluación sea útil

El examen real te permite saber si debes o no ajustar tu curso o continuar según lo planeado en base a la información recibida con cada corrección. ¿Necesitas parar y empezar de nuevo? ¿Tiene que sacar a algunos estudiantes durante tres minutos para educarlos? ¿O tienes que seguir adelante?

21. Utilice la instrucción de sus compañeros

Quizás la forma más precisa de verificar la comprensión es hacer que un estudiante intente enseñar a otro estudiante lo que ha aprendido. Si logra hacer esto, está claro que ha entendido su lección.

22. “Separe lo que hace de lo que no comprende”

Qu’il s’agisse de créer un diagramme en T, de dessiner une carte conceptuelle ou d’utiliser d’autres moyens, demandez aux élèves d’énumérer, non seulement, ce qu’ils pensent savoir, mais également ce qu’ils no saben. No será tan fácil como parece; por lo general, no somos conscientes de lo que no sabemos.

También a menudo sabrán más o menos de lo que pueden relacionarse, lo que hace que esta estrategia sea un poco burda. Pero está bien, el punto no es que sean precisos y completos en su autoevaluación, el punto es que usted tenga una visión general de lo que están haciendo y lo que no saben.

Ver lo que pueden empezar a articular por sí mismos es un buen punto de partida.

A leer también

¿Cómo escribir instrucciones claras en 10 pasos?

10 herramientas esenciales para la evaluación en línea

4 estrategias para gestionar bien tu tiempo de corrección

(Fuente)