Saltar al contenido

Los 7 hábitos de los maestros exitosos

Todo el mundo sabe que los buenos hábitos pueden ayudar mucho al éxito profesional. De hecho, los buenos hábitos pueden ser de gran ayuda para crear una carrera llena de satisfacción y éxito.

Entonces, aquí están los siete hábitos que se encuentran en los maestros exitosos:

1. Priorizan su propio bienestar.

Tradicionalmente, los maestros dedican tanto tiempo al cuidado de los demás que a menudo descuidan su bienestar personal. Entonces, para que puedan cuidar a sus estudiantes, deben anteponer su propio bienestar. Existen buenos hábitos que pueden ayudar con el estrés y el agotamiento, como dormir bien, llevar una dieta saludable y participar en actividades extracurriculares. Un maestro eficaz debe predicar con el ejemplo compartiendo anécdotas e historias sobre su vida diaria con sus alumnos. Incluso las acciones pequeñas, como mostrarles a los estudiantes que usted trae bocadillos saludables, pueden ayudarlos a darse cuenta de que usted está predicando.

2. Prepara mejor tu curso.

El mejor hábito que pueden desarrollar los profesores es planificar y prepararse para sus lecciones. Esta es la forma más segura de no esparcirse. Para estructurar adecuadamente sus lecciones, investigan y leen otros libros para abrirlos a nuevas posibilidades, nuevas ideas y colaboraciones. La combinación de estos esfuerzos y el establecimiento de vínculos interdisciplinarios pueden enriquecer cualquier estrategia de enseñanza.

3. La perseverancia.

La perseverancia y el trabajo duro siempre dan sus frutos. De hecho, este hábito es esencial para los profesores, ya que deben probar constantemente nuevos métodos para ayudar a formar una base sólida de conocimientos para sus alumnos. Los niños necesitan ver coherencia en la vida de quienes los rodean.

4. Renuncian a la búsqueda de la perfección.

No importa cuánto lo intentes, la perfección es imposible. Siempre faltarán lápices en los estuches, los marcadores se secarán y los niños tendrán un mal día. Deja de intentar ser perfecto y trata de ser feliz. Trate de encontrar un poco de gratitud cada día. Si tus hijos hablan, sé feliz, se llevan bien. ¿Qué pasa si la tarea no se completa? Bueno, peor, nunca es tan malo, es solo una tarea menos.

5. La comunicación.

La comunicación regular con los padres de los estudiantes tiene una influencia significativa en el éxito académico de los estudiantes. De hecho, la comunicación entre la escuela y la familia es esencial durante todo el año escolar y ayuda a construir una relación sólida entre el maestro y la familia. Aquí hay algunos consejos para involucrar a los padres en la vida escolar:

  • Organice una reunión con los padres en un ambiente agradable.
  • Dar más información sobre la escuela.
  • Planifique la reunión a principios de año que no sea por la noche (por ejemplo, muy temprano en la mañana) o de acuerdo con dos horarios separados.
  • No escatime en recordatorios por correo electrónico.
  • Cree una clase pequeña o un diario escolar, envíelo por correo electrónico, etc.

6. Son optimistas.

Si tiene una visión optimista, sus estudiantes estarán más inclinados a compartir sus dificultades y problemas con usted todos los días. Es por eso que los maestros deben ser positivos y mostrarles a los estudiantes que la educación puede ser divertida e interesante. Además, deben crear un ambiente agradable y atractivo para satisfacer las necesidades de cada alumno.

7. Amor a la profesión.

El amor por esta profesión es una cualidad definitoria que anima a los profesores a esforzarse más. Este amor los impulsa a ser creativos en sus intervenciones con los estudiantes, en sus actividades, así como en su enseñanza. Esta vocación les permite transformar condiciones de trabajo a veces dolorosas en momentos verdaderamente mágicos. Intentan cambiar el mundo, y es mediante el desarrollo de valores vinculados al medio ambiente, el altruismo, la benevolencia y la valoración de lo positivo en su práctica docente que lo consiguen.

Cultivan relaciones amorosas con sus alumnos que se extienden mucho más allá de los límites de las paredes del aula. Estas relaciones duran mucho después de que el estudiante deja la escuela, porque se construyen sobre una base genuina de respeto mutuo.

Y tú, ¿qué dices al respecto? ¿Cuáles son los hábitos de estos maestros exitosos en todo lo que hacen?