Saltar al contenido

15 cosas increíbles que hacen los buenos maestros

No todos los profesores llegan al terreno por igual. Algunos son francamente mejores que otros. Es un privilegio y una oportunidad especial cuando estamos en esta situación. Los buenos maestros van más allá para asegurarse de que todos los niños tengan éxito. Muchos de nosotros hemos tenido este maestro que nos ha inspirado más que ningún otro. Los grandes maestros pueden sacar lo mejor de cada alumno. A menudo son enérgicos, divertidos y aparentemente siempre están en la cima de su juego. Sus estudiantes esperan venir a clase todos los días. Cuando los estudiantes son promovidos al siguiente grado, están tristes por irse, pero armados con las habilidades para tener éxito.

Los buenos profesores son raros. Muchos profesores son capaces, pero hay algunos que están dispuestos a dedicar el tiempo necesario para perfeccionar sus habilidades lo suficiente como para mejorar siempre. Son innovadores, comunicadores y educadores. Son compasivos, entrañables, encantadores y divertidos. Son creativos, inteligentes y ambiciosos. Son apasionados, agradables y proactivos. Son aprendices dedicados y continuos dotados en su oficio. En cierto sentido, son el paquete educativo completo.

Entonces, ¿qué hace que alguien sea un gran maestro? No hay una sola respuesta. En cambio, hay varias cosas maravillosas que hacen los grandes maestros. Muchos profesores hacen algunas de estas cosas, pero los grandes profesores siempre las hacen. Aquí están las 15 grandes cosas que hacen los buenos maestros:

1. Preparar

La preparación lleva mucho tiempo. Los buenos maestros pasan mucho tiempo fuera del día escolar preparándose para cada día escolar. Esto a menudo incluye los fines de semana. También pasan innumerables horas durante el verano trabajando para mejorar su oficio. Preparan lecciones, actividades y centros detallados, cada uno diseñado para maximizar las oportunidades de aprendizaje de los estudiantes. Crean planes de lecciones detallados y, a menudo, planifican más en un día de lo que normalmente pueden.

2. Organizado

Estar organizado conduce a la eficiencia. Esto permite a los grandes maestros minimizar las distracciones y maximizar el tiempo de enseñanza. El aumento del tiempo de enseñanza conducirá a un aumento en el éxito académico de los estudiantes. Organizar consiste en crear un sistema eficiente para encontrar rápidamente los recursos y otros materiales que necesita un maestro. Hay muchos estilos diferentes de organización. Un buen maestro encuentra el sistema que le funciona y lo mejora.

3. Siempre aprendiendo

Los mejores profesores leen y aplican continuamente las últimas investigaciones en su salón de clases. Nunca están satisfechos, ya sea que hayan enseñado durante un año o veinte. Buscan oportunidades de desarrollo profesional, investigan ideas en línea y se suscriben a varios boletines informativos relacionados con la educación. Los grandes profesores no tienen miedo de preguntar a otros profesores qué están haciendo en sus clases. A menudo toman estas ideas y experimentan con ellas en su propia clase.

4. Adaptable

Los buenos maestros reconocen que cada día escolar y cada año escolar es diferente. Lo que funciona para un estudiante o una clase puede no funcionar para otros. Continuamente cambian las cosas para aprovechar las fortalezas y debilidades individuales de un salón de clases. Los buenos profesores no tienen miedo de dejar lecciones enteras y comenzar de nuevo con un nuevo enfoque. Reconocen cuando algo está funcionando y se apegan a ese método. Cuando un enfoque es ineficaz, realizan los cambios necesarios.

5. En constante evolución, nunca se vuelve obsoleto

A medida que cambian las tendencias, los buenos profesores cambian con ellos. Crecen con cada año de docencia, mejorando siempre en varias áreas. Ya no son los mismos profesores de año en año. Los grandes maestros aprenden de sus errores. Buscan mejorar lo que funcionó y encontrar algo nuevo para reemplazar lo que no funcionó. No tienen miedo de aprender nuevas estrategias, nuevas tecnologías o implementar nuevos programas.

6. Proactivo

Ser proactivo puede evitar muchos problemas potenciales, incluidos los académicos, disciplinarios o de otro tipo. Esto puede evitar que una pequeña preocupación se convierta en un gran problema. Los buenos maestros reconocen inmediatamente los problemas potenciales y se esfuerzan por resolverlos rápidamente. Entienden que el tiempo dedicado a solucionar un pequeño problema es considerablemente menor de lo que sería si se convirtiera en algo más serio. Una vez que eso se convierte en un gran problema, casi siempre le quitará un valioso tiempo de clase.

7. Comunicativo

La comunicación es un componente esencial de un maestro exitoso. Los maestros deben poder comunicarse con varios subgrupos: estudiantes, padres, administradores, personal de apoyo y otros maestros. La comunicación para cada uno de estos subgrupos es diferente y los buenos maestros son excelentes para comunicarse con todos. Son capaces de comunicarse para que cada persona comprenda el mensaje que necesita transmitir. Los buenos profesores mantienen informadas a las personas. Explican bien los conceptos y tranquilizan a la gente.

8. Tiene una red

El trabajo en red se ha convertido en una parte esencial de ser un buen profesor. También se ha vuelto más fácil. Las redes sociales como Google+, Twitter, Facebook y Pinterest permiten a los profesores de todo el mundo compartir ideas y ofrecer mejores prácticas rápidamente. También permiten a los profesores buscar el consejo y la orientación de otros profesores. La creación de redes proporciona un sistema de apoyo natural para quienes comparten una pasión similar. Ofrece a los grandes profesores otra forma de aprender y perfeccionar su oficio.

9. Inspirado

Los buenos maestros pueden sacar el máximo provecho de cada estudiante que enseñan. Los inspiran a ser mejores estudiantes, a maximizar su tiempo en clase y a mirar hacia el futuro. Un buen maestro siempre toma en cuenta los mejores intereses de un estudiante y ayuda a convertirlo en una pasión al establecer conexiones educativas que potencialmente durarán toda la vida. Entiende que cada estudiante es diferente y acepta estas diferencias. Enseña a sus alumnos que son estas diferencias las que a menudo los hacen excepcionales.

10. Compasivo

Lo mejor de nosotros sufre cuando nuestros estudiantes están sufriendo y se regocijan cuando nuestros estudiantes están felices. Entienden que la vida sigue su curso y que los niños a los que enseñan no tienen el control de sus vidas en casa. Los grandes maestros creen en las segundas oportunidades, pero aprovechan los errores para enseñar lecciones de vida. Ofrecen asesoramiento y tutoría cuando es necesario. Los buenos maestros entienden que a veces la escuela es el lugar más seguro para un niño.

11. Respetado

El respeto se gana con el tiempo. No es fácil. Los maestros respetados pueden maximizar el aprendizaje porque generalmente no tienen problemas de gestión del aula. Cuando tienen un problema, se tratan con prontitud y de manera respetable. No avergüenzan ni reprenden al estudiante. Los buenos maestros entienden que hay que respetar antes de ganarse el respeto. Son importantes y se preocupan por todos, pero entienden que hay momentos en los que necesitan aguantar.

12. Capaz de hacer que el aprendizaje sea divertido

Los buenos profesores son impredecibles. Juegan como un personaje mientras leen una historia, enseñan lecciones con entusiasmo, disfrutan de momentos de enseñanza y brindan actividades dinámicas y prácticas que los estudiantes recordarán. Cuentan historias para hacer conexiones reales. Los buenos maestros incorporan los intereses de los estudiantes en sus lecciones. No tienen miedo de hacer locuras que motiven a sus alumnos a aprender.

13. Siempre listo para ir más lejos

Los mejores ofrecen su tiempo como voluntarios para ofrecer tutoría a un estudiante con dificultades después de la escuela o los fines de semana. Ayudan en otras áreas de la escuela cuando se necesitan. Un buen maestro es el primero en ayudar a la familia de un estudiante necesitado, de cualquier forma posible. Defiende a los estudiantes cuando es necesario. Él vela por los mejores intereses de cada estudiante. Hace lo que sea necesario para asegurarse de que todos los estudiantes estén seguros, sanos, vestidos y alimentados.

14. Enamorado de lo que hace

Los buenos profesores sienten pasión por su trabajo. Les gusta levantarse todas las mañanas e ir a su clase. Están entusiasmados con las oportunidades que tienen. Les encantan los desafíos que presenta cada día. Los grandes maestros siempre tienen una sonrisa en su rostro. Rara vez les hacen saber a sus estudiantes que algo los está molestando porque temen que pueda afectarlos negativamente. Son educadores naturales porque nacieron para enseñar.

15. Educador

No solo les enseñan a los estudiantes el plan de estudios requerido, sino que los maestros también les enseñan habilidades para la vida. Están en un estado constante de enseñanza, aprovechando oportunidades improvisadas que pueden cautivar e inspirar a un estudiante en particular. No se basan en un enfoque tradicional o enmarcado para educar. Pueden tomar una variedad de estilos y moldearlos en un estilo único para satisfacer las necesidades de los estudiantes que tienen en algún momento de sus carreras.


Fuente: Meador, Derrick. “15 cosas excepcionales que los grandes maestros hacen bien. »ThoughtCo, feb. 16 de febrero de 2021, thoughtco.com/exceptional-things-that-great-teachers-do-3194337.


Leer también …

Las 10 cualidades inteligentes de un buen profesor

Los 7 mayores mitos sobre el buen maestro

Las 24 habilidades que no se enseñan a los profesores

12 cosas que los profesores felices no hacen