Saltar al contenido

¿Cómo te mantienes motivado al final del año escolar?

Al final del año escolar, puede parecer que no tienes suficiente tiempo para asegurarte de que todo esté hecho. Pero, ¿cómo te mantienes motivado al final del año escolar?

Afortunadamente, hay muchas estrategias para evitar la procrastinación y mantenerse motivado a medida que se acerca el verano. Después de un largo año escolar, que a menudo viene con grandes expectativas por parte de los padres y maestros, muchos estudiantes pueden sentirse ansiosos por lo que podrán lograr durante las vacaciones de verano.

El final del curso escolar también puede desencadenar muchos sentimientos en otros niños: tristeza ante la idea de despedirnos de los amigos durante unos meses, alivio por no tener deberes durante un tiempo, y la ilusión por lo que nos espera una vez que tengamos tiempo libre ininterrumpido. tiempo de nuevo

Estrategias para mantenerse motivado al final del año escolar

Si está luchando por mantener el ánimo alto cuando las actividades de fin de año llegan a su fin, o nota que su motivación disminuye después de que terminan las clases para el verano, siga leyendo para encontrar formas efectivas de mantenerse motivado durante estos tiempos de transición.

Motivación e implicación de los padres

Ser padre significa mantener una rutina, dice Nathalie Mercier, psicoeducadora. “Los adultos deben asegurarse de que se mantenga la rutina”, dice ella. No imponga una comida en la barbacoa ni retrase la hora de acostarse una vez que terminen los días festivos oficiales.

“Puedes preguntarle al maestro sobre las fechas de los exámenes para asegurarte de concentrar tus esfuerzos cuando no estés estresado por los exámenes”, dice ella. Así, el buen rendimiento escolar del niño no se verá perturbado por sus relajadas veladas.

Mantente enfocado en el futuro

Cuando está estresado, su motivación puede disminuir En lugar de pensar en cuánto trabajo le queda por hacer, piense en por qué se inscribió en la escuela y qué espera lograr cuando se gradúe.

Tenga a mano una lista de sus motivaciones y metas y revísela periódicamente cuando se sienta deprimido. Cada tarea que completa y cada examen que aprueba es un paso en la dirección correcta para usted. Ya sea una carrera superior o un futuro financiero para su familia, el éxito está en cada tarea que realiza y en cada examen que realiza.

¡Objetivos RAZONABLES y claros!

¡No dejes que las metas de otras personas eclipsen las tuyas! Establece metas con las que te sientas feliz y no te preocupes por lo que piensen los demás.

En la escuela secundaria, es fácil quedar atrapado en las metas de otras personas. Cíñete a tus objetivos y no te preocupes por lo que los demás piensen de ellos. Elija asociarse con personas positivas y beneficiosas. Te convertirás en el individuo que conoces. Si tus compañeros son pesimistas, absorbes su negatividad. Asegúrate de terminar el semestre solo con sentimientos positivos.

¡Organízate y no procrastines!

Asegúrate de tener todo organizado antes de los exámenes. Empieza a estudiar con dos o tres semanas de antelación para que tengas tiempo de repasar las materias que te están dando problemas. No te desanimes si no entiendes inmediatamente un tema; solo necesitas ayuda, así que pídela. No eres un incompetente, solo necesitas ayuda, así que no dudes en preguntar. Es demasiado tarde en el semestre para avergonzarse de tus profesores.

Conocer las fuentes de motivación del alumno.

La motivación y la participación en la escolarización no son iguales para todos los niños. Algunos estudiantes habrán logrado esto al final de la escuela primaria, mientras que otros aún tendrán dificultades.

La importancia de la motivación es que de ella depende el éxito del niño en la escuela y en el hogar. Es crucial reconocer que la motivación depende de la experiencia de éxito del niño. Cuanto más desee el niño invertir y hacerse cargo de sí mismo, mayor será su motivación.

Tener en cuenta los intereses del niño al identificar sus deseos académicos puede ayudarlo a desarrollar conexiones entre sus intereses y experiencias.

adoptar nuevo enfoques pedagógicos

Hacer un nuevo comienzo en la enseñanza. Al final del año escolar, encienda una pasión ardiente por la enseñanza probando nuevos enfoques, como técnicas cooperativas de rompecabezas o aprendizaje en base a proyectos. Puedes pedir la opinión de los alumnos para beneficiarte de sus sugerencias. Considere adoptar una nueva técnica cada semana y mejorar continuamente. Establecer metas y hacer un seguimiento de su progreso lo mantendrá motivado.

Agregar privilegios

Para mantener al niño motivado, generalmente es necesario ofrecerle privilegios. Miramos lo que es posible en la organización familiar y le prometemos al niño algo extra o especial si cumple con la tarea solicitada.

Por ejemplo, los educadores informan que ofrecen tiempo a solas con los padres o un cuento adicional antes de dormir como incentivo. Empezar de cero y conseguir algo es mucho más motivador que perder algo.

Consejos para estudiar

Las revisiones no son tan simples como uno podría pensar. Depende del niño. Algunos niños tienen que saltar en el aire mientras estudian o columpiarse solos, mientras que otros pueden estudiar de la manera tradicional, sentados cómodamente en su silla.

A lo largo del año, los niños han podido probar diferentes técnicas de estudio, por lo que tienen que practicar la que creen que es la fórmula ganadora.

Estudiar para un examen no se trata solo de tomar notas al día siguiente. Por el contrario, “dividir las tareas y repartirlas en un período más largo permite a los alumnos absorber la información”. Estudiar durante 30 minutos no es tan efectivo como estudiar durante 3 períodos de 10 minutos.

El secreto para sobrevivir al final del año escolar es un estilo de vida saludable, el apoyo de los padres, el estudio y una meta personal. Además de eso, el reloj puede estar corriendo.

Pide ayuda

solo una máquina muda que solo puede procesar una pequeña cantidad de información a la vez. Tienes la capacidad de aprender, y depende de ti usarla.

Para ello, puedes pedir ayuda a personas que conozcan mejor el tema. Si no hay nadie para mostrarle cómo funciona algo, pida ayuda. Es posible que estén dispuestos a explicárselo o incluso seguir los pasos con usted para que pueda ver cómo funciona. No te sientas mal si no entiendes algo, ¡solo pide ayuda!

Haz tu propia tarea

Desafíe a su hijo dándole tarea adicional que pueda usar para repasar. Todo el aprendizaje nuevo y emocionante que culmina en una prueba final antes del día de la prueba ahora se ve desafiado con tareas adicionales.

Puede usar recursos gratuitos para la tarea de los estudiantes o explorar diferentes problemas matemáticos para crear una experiencia de aprendizaje personalizada.

Cómo mantenerse motivado en la escuela

El final del año es un momento de reflexión, donde miramos hacia atrás y evaluamos nuestros logros. También se reconoce cada vez más que la calidad de la motivación de nuestros estudiantes puede tener un impacto significativo en su éxito. Hay una serie de razones por las que la motivación de los estudiantes puede ser clave para su desempeño. Primero, los estudiantes que están comprometidos con el aprendizaje tienen más probabilidades de progresar y menos probabilidades de abandonar.

La participación de los estudiantes también puede ayudar a crear un sentido de comunidad dentro del aula, lo que también puede tener un impacto positivo en las relaciones fuera del entorno formal. También es importante reconocer que diferentes tipos de motivación funcionan mejor para diferentes tipos de alumnos. Algunos estudiantes prosperan en la competencia, mientras que otros responden más a la colaboración o la personalización. Entonces, cuando evalúe la motivación de sus estudiantes al final del año, tenga en cuenta cómo puede afectar su capacidad para aprender y desempeñarse. ¡Y no te olvides de celebrar sus esfuerzos!