Saltar al contenido

6 estrategias finlandesas para desarrollarlo

Tim Walker, profesor estadounidense con base en una escuela pública en Helsinki, Finlandia, está convencido de la eficiencia del sistema educativo en este país. Entre los secretos del éxito de este sistema que reveló Walker se encuentra el desarrollo de un sentido de pertenencia. Él dice que es más probable que los estudiantes se desempeñen mejor en la escuela y estén más motivados para aprender si se sienten parte de una comunidad escolar.

Este sentimiento se puede determinar como “ un estado de emoción positiva que puede mejorar la productividad y la inteligencia emocional y social del niño. Es uno de los aspectos colectivos de la identidad y, por tanto, del sentimiento por uno mismo. Es uno de los principales ingredientes para la felicidad del niño. Como profesores podemos tomar diferentes métodos para desarrollar este sentimiento en nuestras aulas.

Si estás interesado en promover la alegría en tu docencia, es fundamental desarrollar un sentido de pertenencia en tus alumnos, aplicando las siguientes seis estrategias:

1 / Conozca bien a cada niño

En todas las escuelas primarias finlandesas, el maestro puede permanecer con un grupo de niños durante más de un año escolar. De hecho, esta práctica finlandesa tiene muchas ventajas. Los maestros pueden restaurar hábitos saludables en su salón de clases. Como maestros, sabemos que se necesita tiempo para conocer bien a nuestros estudiantes, pero para muchos maestros de todo el mundo, se ven obligados a despedirse de los niños al final de cada año escolar, justo después de haber terminado. eventualmente establecieron una sólida relación con ellos.

Los finlandeses también tienen otras prácticas que ayudan a los maestros a construir relaciones sólidas con sus estudiantes. Saludan a los estudiantes por su nombre cuando entran al aula, intercambiando puñetazos, apretones de manos o cinco. Esta rutina permite a los maestros reconocer a cada alumno, indicando que lo ven como individuos y no solo como un grupo de niños.

El sistema escolar finlandés es conocido en todo el mundo por su igualdad y sus resultados premiados. Una parte importante de la jornada escolar para los alumnos finlandeses es la hora del almuerzo: todos los días se ofrece una comida gratuita y equilibrada a los 900.000 alumnos de Finlandia. Los profesores finlandeses almuerzan con sus alumnos. Esta sencilla práctica les ha ayudado a hacer conexiones personales con sus estudiantes al discutir diferentes temas y al mismo tiempo, aprenden buenos hábitos alimenticios.

Los Profesores también realizan una muy buena práctica fuera de la escuela que puede tener un impacto muy positivo en las relaciones con los niños: las visitas domiciliarias. Antes de la visita, el profesor prepara una lista de preguntas que pueden ir desde “¿Cuáles son los pasatiempos del niño?” “Para” ¿Cuáles son las expectativas del niño para este año escolar? “

La visita domiciliaria muestra a las familias que cada niño es importante. Por lo tanto, estas prácticas simples (saludar a los estudiantes, almorzar con ellos regularmente y hacer visitas domiciliarias) tienen como objetivo profundizar las relaciones maestro-alumno, lo que en última instancia contribuirá al sentido de pertenencia de los niños y, por lo tanto, a nivel general de alegría en sus aulas.

2 / Juega con tus alumnos

“El juego es el trabajo del niño, es su trabajo, es su vida”. Pauline Kergomard

En Finlandia, se considera que jugar es muy importante para un niño. También cabe destacar que los niños están en la escuela 19 horas a la semana, lo que les deja mucho tiempo libre para realizar actividades extraescolares. El niño finlandés adquiere habilidades mediante la actividad de Juego, dando sentido al mundo que lo rodea. Es la principal fuente del desarrollo infantil, ya sea a nivel emocional, social, físico o intelectual. En todas las escuelas finlandesas, de una hora de clase, se reserva un cuarto de hora para el recreo. Los estudiantes pueden salir a jugar. El tiempo de juego no es tiempo robado sino tiempo completo. Lleno de vida, juegos, comunicación. Los niños tienen un espacio de libertad abierto a la vida social. Vuelven a ser niños con los juegos y comportamientos infantiles. Cuando suenan las campanas, todos regresan a clase en silencio.

3 / Haz que la clase sueñe

El profesor y los alumnos deben tomar una decisión juntos para elegir la clase soñada. Hay muchas opciones: ¿producir un álbum de música con canciones escritas y tocadas por los estudiantes? ¿O hacer una caminata por la montaña? ¿O crear una aplicación de aprendizaje? Las posibilidades son ilimitadas.

Entre los sueños de clase más apreciados por los estudiantes se encuentran Campamentos escolares. Esta práctica se basa en el deseo de enseñar a los niños a vivir juntos y mejorar su cohesión de clase. Este enfoque permite a los niños perfeccionar su conocimiento de sus compañeros y vivir juntos aceptando las diferencias de los demás.

4 / Clase en el bosque

En Finlandia, la escuela en movimiento tiene como objetivo hacer que los estudiantes se muevan para que aprendan mejor, en el aula o al aire libre. Los niños salen al menos dos veces al día. Hacen visitas. Juegan en el bosque, junto al mar y hacen todo lo que los niños deberían hacer normalmente.

Así, el bosque finlandés se transforma regularmente en un aula al aire libre, donde los jóvenes estudiantes aprenden a orientarse, a identificar los muchos frutos del bosque, los diferentes tipos de musgo vegetal, caminando.

La maestra de escuela primaria Anniina Hakkarainen dijo: ‘Al aire libre, los estudiantes aprenden cosas como son en la vida real, en lugar de solo verlas en los libros. Los niños están más tranquilos, se concentran mejor. Tienen espacio para moverse, si quieren, y desarrollar mucho mejor sus habilidades sociales ”.

5 / Prohibir el acoso

En 2009, un programa escolar contra el acoso escolar, llamado KiVa, se ha instalado en el 75% de las escuelas del país, para estudiantes de 6 a 16 años. Este programa logró reducir el acoso escolar en un 85%.

El programa KiVa se basa en tres puntos:

1. Juegos de roles que permitan a los estudiantes escenificarse, interpretando los roles de agresor, víctima y testigo.

2. Un enfrentamiento con escenas de diálogos entre los maestros, la víctima, el acosador y el testigo.

3. Aproximadamente diez sesiones impartidas por profesores en las que se anima a los alumnos a ver películas y jugar a videojuegos, sensibilizando sobre el acoso escolar y el ciberacoso.

6 / ” Tengo un AMIGO ”

Existe una tradición única en las escuelas finlandesas: las clases de sexto y primer grado se unen para formar una pareja. La colaboración puede comenzar con una búsqueda del tesoro en toda la escuela, otros juegos grupales que se juegan en el patio de recreo, durante los descansos de quince minutos, donde los estudiantes de primer grado siguen y besan a los de sexto grado. sin cesar. Además, les ayudan con sus tareas escolares.

El sistema de compañeros no es una práctica obligatoria en las escuelas finlandesas, ni siquiera una práctica generalizada, pero este enfoque puede estimular un sentido de pertenencia en el entorno escolar.