Saltar al contenido

4 estrategias para gestionar bien tu tiempo de corrección

¡Es período de exámenes! Los maestros se sienten muy presionados porque pasan horas escribiendo los trabajos extensamente, leyendo estas tareas, a veces hasta media hora por copia. Este trabajo tedioso y repetitivo requiere especial concentración y neutralidad.

Algunas clases llegan a alrededor de 30 estudiantes. Entonces, el trabajo de corrección es inevitablemente más pesado. Es una tarea difícil porque implica una atención especial y mucho rigor y seriedad. De hecho, la corrección, para los profesores, es una tarea muy pesada. Además, corregir una pila de copias cada vez exige cualidades similares de fidelidad y validez.

Después de la corrección, los profesores tienen otras tareas: deben realizar una evaluación de los logros al final del año, luego ingresarán todas las notas de los estudiantes en Internet y las ingresarán en un folleto personal. Entonces, la pregunta que surge: ¿Cómo administrar adecuadamente el período de exámenes?

Aquí hay 4 estrategias para gestionar bien este período:

1. Métodos de examen alternativos

Existen diferentes métodos de examen para evaluar adecuadamente al alumno: examen escrito con respuestas abiertas, examen escrito con respuestas cerradas (respuesta múltiple, verdadero-falso…), examen oral, ejercicios, laboratorios, trabajos prácticos a presentar.

Además, la puntuación consiste en traducir el esfuerzo de un estudiante en una puntuación numérica. Por eso, la nota final de un alumno debe determinarse mediante estos diferentes métodos de evaluación. De hecho, cada forma de examen tiene sus ventajas y desventajas:

  • El examen escrito de composición abierta ayuda al alumno a organizar sus respuestas con mayor libertad que durante un examen oral. Pero, requiere una expresión escrita clara y correcta, con preocupación por la ortografía.
  • El examen escrito con respuestas cerradas : el alumno puede recoger las respuestas con facilidad, pero requiere concentración para respetar las instrucciones dadas al inicio del examen para evitar sorpresas desagradables.
  • Examen oral es una buena oportunidad para que el estudiante demuestre su comprensión del curso. Puede matizar sus respuestas, pero causa estrés en algunos estudiantes.

2. Corrija un número a la vez en lugar de copiar por copia

Para evitar ahogarse bajo una pila de copias, es mejor construir una escala muy precisa. Después de eso, en lugar de corregir todas las páginas en una copia, es mucho más rápido corregir completamente la primera pregunta para todos los estudiantes. Este método de trabajo hace que la tarea sea más objetiva. La idea es no dejarse influir por la identidad del alumno y ser más coherentes en su corrección. Luego el profesor puede pasar a la segunda pregunta, y así sucesivamente para tener en cuenta sus requisitos para cada pregunta en particular.

De hecho, esta tarea implica varias habilidades que requieren tiempo. Para facilitar este trabajo, el docente identifica visualmente las palabras clave. También debe evitar la pronunciación de palabras en voz baja, lo que ralentiza la velocidad de lectura.

3. Limite los tiempos de corrección

Este tedioso trabajo requiere más atención. Como resultado, la capacidad de los maestros para mantenerse enfocados disminuye con el tiempo. Por lo tanto, es importante tomar un descanso después de una hora de revisión. Este consejo te ayuda a ser más eficiente. Si encuentra una copia difícil, se recomienda que la deje a un lado y la arregle después.

Para dividir simbólicamente el trabajo a realizar, es preferible disponer las copias en pequeñas pilas. Además, es más fácil consultar primero algunas copias aleatorias para comprobar la validez de las instrucciones y la cuadrícula de corrección.

4. Comparta la responsabilidad de la corrección

Es muy interesante compartir la responsabilidad de la corrección. Algunos consejos que un maestro puede usar incluyen revisión por pares, autoevaluación y corrección grupal.

  • En efecto, revisión por pares puede ser tan eficaz como una prueba de profesor. Es una herramienta eficaz para que los alumnos sean más autónomos, como marcador al pedirle que marque el trabajo de otros alumnos.
  • Corrección colectiva : Gracias a esta técnica, el alumno aprende a corregir. En pocas palabras, continúa aprendiendo y detectando fortalezas y desafíos en su copia. El profesor solo se toma el tiempo de consultar las copias de los alumnos. Entonces, se convierte en un observador y nota los errores y los aspectos positivos. Está concentrando sus esfuerzos en superar las dificultades encontradas.
  • Autocorrección con la ayuda del cuaderno y una hoja entregada por el profesor. Cuando un estudiante ha completado una tarea, comienza a corregirla usando la hoja de respuestas. Compara y controla su trabajo por su cuenta. Esta operación requiere atención, concentración. Además, descubre sus propias faltas por su cuenta.

La evaluación de los estudiantes requiere planificar, tomar información sobre el aprendizaje y juzgar si se ha logrado el objetivo del curso y se ha tomado la decisión final.

Y tú, ¿cuál es tu técnica para no colapsar bajo las correcciones?

Fuentes:

  • Adaptación de dos fuentes: Y. Abernot., Métodos de evaluación escolar, París, bordas, 1998, citado por L. Swinnen. Dificultades en la evaluación.
  • André de Peretti, Pédagotrucs, el arte de corregir eficazmente.