Saltar al contenido

Agotamiento docente: definición, síntomas y soluciones

La docencia es una carrera gratificante pero exigente. Con muchas horas y una gran carga de trabajo, es fácil caer presa del agotamiento de los maestros. Sin el apoyo adecuado, los profesores corren el riesgo de estar cansados, agotados y con exceso de trabajo y no tienen en cuenta sus propias necesidades de salud mental y física. Además, cabe señalar que el desgaste de los profesores de educación infantil y primaria es cada vez más frecuente. ¿Cuáles son los síntomas de este trastorno de agotamiento?

¿Qué es el agotamiento?

El agotamiento, o agotamiento del maestro, es un estado de estrés crónico que conduce al agotamiento físico y emocional, al cinismo, al desapego y a sentimientos de ineficacia y falta de logro. Los profesores son generalmente personas de alto rendimiento a las que les gusta trabajar duro y siempre buscan formas de mejorar. Estos rasgos de carácter son encomiables, pero pueden significar que los educadores pueden caer presa del perfeccionismo y no darse suficiente tiempo para descansar y recuperarse.

En otras palabras, el burnout es una condición que persiste en el tiempo, lo que lleva al docente a desarrollar uno de tres mecanismos de afrontamiento:

  • Agotamiento: un estado en el que el maestro siente que no puede ofrecer más;
  • Cinismo: actitud distante hacia el trabajo, compañeros, estudiantes y otros aspectos del trabajo;
  • Ineficiencia: sensación de volverse incompetente e ineficaz en el trabajo.

No hace falta decir que este estado es perjudicial para los estudiantes, los maestros, la administración (que tiene que lidiar con el estrés de los maestros descontentos y la alta rotación), los padres y el sindicato en general.

Los profesores, en particular, deben recordar que son más que el trabajo que hacen. Si bien la enseñanza es parte de su identidad, aún necesita nutrir las otras partes de sí mismo, que también requieren atención y cuidado.

Síntomas

El agotamiento del maestro se caracteriza por los siguientes síntomas:

El verdadero agotamiento es más que sentirse cansado o abrumado, y puede conducir a una depresión severa. Por eso es vital estar alerta a las señales de advertencia.

  • Fatiga y problemas para dormir: un día completo en clase es suficiente para cansar a todos, pero si se siente cansado incluso antes de llegar a la escuela, es posible que necesite un descanso. Sin embargo, las personas con agotamiento suelen sufrir de insomnio, lo que puede convertirse en un círculo vicioso.
  • Períodos repetidos de olvido y dificultad intensa para concentrarse: los profesores agotados pueden tener dificultades para completar las tareas normales y tener dificultades para concentrarse en su trabajo. No dormir lo suficiente puede empeorar estos síntomas.
  • Problemas de apetito y peso: Debe informar a su médico de cualquier pérdida o aumento drástico de peso, ya que esto suele ser una señal de que debe concentrarse en su salud en general.
  • Depresion y ansiedad: si se minimiza o ignora desde el principio, el agotamiento de los maestros puede escalar y convertirse en sentimientos de ansiedad y depresión. No dude en hablar con su médico si los sentimientos de tristeza o enojo afectan su vida diaria.

Tratamiento

Para evitar convertirse en víctima del agotamiento, los profesores deben establecer un equilibrio en sus vidas. Una forma de hacerlo es establecer límites de trabajo claros. Tal vez eso signifique no revisar sus correos electrónicos después de las 6 p.m., o simplemente anotar sus copias hasta que comience su programa de televisión favorito, o tal vez nunca volver a trabajar los domingos. Sea cual sea el programa que establezca, apéguese a él para restablecer el equilibrio en su vida.

Otra forma de evitar el agotamiento de los profesores es tomarse un tiempo libre. Además, necesitamos recuperar nuestros fines de semana y recordar que una vida ocupada incluye tiempo para el ocio, pasatiempos, relaciones personales y tiempo libre. Asegúrese de tener tiempo cada fin de semana cuando la escuela sea lo último en lo que piense. Cada año, asegúrese de tomarse unas vacaciones, incluso si se queda en casa. Y tómate un poco de ese merecido tiempo para reunirte con amigos, tener una cita o simplemente pasar el rato sin pensar en la escuela.

Los maestros, que también trabajan en profesiones centradas en las personas, deben buscar crear un sentido de comunidad y unión utilizando los salones de sus maestros de la misma manera. El tiempo que pase allí puede ser una oportunidad para recargar sus baterías y volver a conectarse con colegas.

El acto de enseñar brinda a los estudiantes oportunidades, ideas, conocimientos y orientación. Pero no puede hacerlo de manera efectiva si lo ejecuta vacío. Cuídese, equilibre su vida para mantenerse saludable y controle regularmente su propio bienestar mental. ¡Este es el mejor sistema para vencer el agotamiento o para evitarlo por completo!

Hablar sobre el agotamiento de los profesores

Siéntese con un ser querido, haga una videollamada con un amigo o vaya a tomar un té o un café con un colega de confianza. Si puede, vaya a hablar con alguien que tenga experiencia en la enseñanza a largo plazo. Podrán comprender mejor cómo se siente.

La clave es simplemente empezar a hablar, ¡sácalo todo! reír, llorar y no retener nada. Cuanto más elija reprimirse, más se filtrarán y burbujearán sus sentimientos de estrés y frustración en sus días de enseñanza. No es justo para usted ni para sus estudiantes.

No importa si el hombro en el que te apoyas te está dando un buen consejo o no. Lo más importante es romper el aislamiento de tu trabajo y saber que ya no estás solo. Cada maestro probablemente pueda contarle sus propias historias de estrés relacionado con el trabajo, especialmente durante este tiempo de aprendizaje a distancia, y ustedes pueden apoyarse mutuamente.

Practica el cuidado personal

Puede sonar cursi, pero funciona: las rutinas de cuidado personal pueden ayudarlo a priorizar su propia salud.

Dedique tiempo los fines de semana o las noches para hacer algo que lo beneficie física o mentalmente.

¿Qué te relaja y refresca? Algunas ideas incluyen:

  • Practica la meditación;
  • Una rutina de yoga matutina rápida;
  • Da un paseo y descubre la naturaleza;
  • Lea un capítulo de su libro favorito;
  • Crea un horario para dormir (¡y síguelo!);
  • Relájate con tu bebida preferida y tu reality show favorito.

Cuidar de sí mismo puede ser tan fácil como respirar profundamente. Los estudios publicados en la revista Neurological Sciences y Frontiers in Psychology han demostrado los beneficios para la salud de la respiración profunda, especialmente en lo que respecta al alivio de la ansiedad y el estrés.

Si está atrapado adentro y enseñando en casa, intente tomar un descanso para almorzar sin pantalla o comenzar el día con una caminata corta. Cuando se prioriza, estará mejor equipado para ayudar a sus estudiantes.

Sepa cuando tomar un descanso

Cuando empiece a sentir el agotamiento del maestro, aléjese de él. Deja tu trabajo en el trabajo : reflexiones sobre la calificación, planificación del plan de estudios, formularios de publicación de campo, respuesta a los correos electrónicos de los padres, boletas de calificaciones para completar … la lista continúa.

En lugar de trabajar las veinticuatro horas del día, intente esto: saque una libreta de papel y anote todo lo que debe hacerse durante los próximos días. Una vez que su lista esté completa, elija las tres tareas principales. Estas son las tareas imprescindibles del mañana que harán que el día sea más manejable.

Ahora que ha descubierto cómo hacer que los próximos días sean más fáciles, deje de trabajar y establezca prioridades para el resto de la noche. Cocina una cena deliciosa, lee tu libro actual, mira tu serie favorita de Netflix o vete a la cama temprano.

El aprendizaje en línea lo hace más complicado, pero siempre es importante establecer límites. Aléjese de la pantalla de su computadora al final del día y recuerde que este es un tiempo personal, no un tiempo de trabajo. Encienda las luces tenues, muévase a otra área de su hogar o ponga su música favorita para salir del trabajo.

Planificando la comunidad

Prevenir el agotamiento de los maestros no solo significa autorregulación. El mismo estudio mencionado anteriormente también encontró que corregulación puede ayudar a reducir los síntomas del agotamiento, como el cinismo y la disociación.

La co-regulación, o construir una comunidad profesional y personal, es diferente para todos. Pero lo que es constante es contar con un sistema de apoyo en el que pueda buscar asesoramiento profesional o apoyo emocional.

Si desea hacer crecer su red social, pruebe:

  • Únete a un grupo de ocio – Quizás te guste tejer, hacer senderismo o pasar los fines de semana horneando panes interminables. Sea cual sea tu pasión, conéctate en línea o en la vida real con otras personas que aman las mismas cosas que tú.
  • Crea o únete a un grupo profesional – Verifique si hay un grupo profesional en línea o en su área que coincida con sus intereses docentes. Encontrará nuevas formas de entusiasmarse con el trabajo y tal vez incluso aprenda una o dos cosas.
  • Vuelva a conectarse con su familia y amigos – Es fácil perder el contacto con amigos o familiares que viven más lejos, ¡pero no olvides consultar de vez en cuando! Escriba cartas o participe en una videollamada para fortalecer su sistema de apoyo personal.

Ya sean profesores de tu escuela o extraños en Internet, las relaciones son una forma importante de recordarnos que no estamos solos.

Descubra lo que salió mal

Así que ha tenido un mal día, sucede. Un mal día puede parecer que todos tus días serán así, pero ¿alguna vez te has preguntado Por qué fue un mal dia?

Si fue solo un evento único, tal vez insignificante, que resultó en un mal día, tal vez tenga más control sobre los eventos de lo que cree. Cuando las cosas no salen según lo planeado, puede afectar negativamente todo lo que hacemos, incluso si no hay una razón real para ello.

Una vez que pueda identificar el evento que desafortunadamente arruinó su día, puede llegar a considerar que nada (o muy poco) de su día fue en realidad tan malo.

Si las mismas cosas siguen saliendo mal, generalmente es aquí donde debe hacer un cambio. ¿Te despertaste cansado y de mal humor? Asegúrese de dejar su trabajo y acostarse temprano. ¿Es una lucha por la transición entre ciertas clases? Cree una rutina con sus alumnos para ayudarlos a concentrarse.

Cuando comprenda dónde se encuentran los momentos difíciles de su día, estará mejor equipado para manejarlos y anticiparlos.