Saltar al contenido

16 cosas que los profesores quieren transmitir sobre la enseñanza

Los profesores tienen una excelente profesión. Por tanto, esperan que la sociedad reconozca sus sacrificios y esfuerzos. Además, su pasión por sus alumnos no cesa cuando salen de la escuela. En este artículo presentamos lo que los profesores quieren transmitir al público en general sobre la profesión docente.

1. NO tenemos verano

A los profesores les gustaría que la gente entendiera que no tenemos un “verano”. De hecho, el verano se suele pasar tomando clases, investigando nuevas estrategias, comprando suministros y creando una mejor configuración de la sala para el aprendizaje.

El hecho de que no estemos en clase no significa que no estemos trabajando.

2. Estamos comprometidos emocionalmente con cada estudiante

Apoyamos emocionalmente a más de 100 niños todos los días y no tenemos dónde guardar este equipaje emocional. Nos preocupamos tanto por nuestros estudiantes por la noche y los fines de semana como durante la clase. Necesitamos una forma saludable de llevar esta carga emocional que viene con la enseñanza.

La carga emocional de enseñar puede ser pesada.

3. La educación es continua

La enseñanza es 24 horas al día, 7 días a la semana. Nunca paramos. En la tienda, en casa, de vacaciones, con la familia, los fines de semana, no importa. Nuestros estudiantes siempre están en nuestras mentes. Siempre pensamos, planificamos, nos preocupamos, esperamos, nos adaptamos. Nunca termina.

4. Las evaluaciones impactan a profesores y estudiantes

Las evaluaciones tienen mucho en juego que dificultan el aprendizaje de los estudiantes. Estamos tratando de desarrollar su conocimiento sobre arenas movedizas. ¡Los ritmos solicitados tras la implementación de las evaluaciones por parte del Estado imposibilitan brindar una educación adaptada a cada alumno!

Como resultado, la ansiedad relacionada con estas pruebas va en aumento.

5. SIEMPRE pensamos en nuestros estudiantes

Durante las vacaciones, los maestros envían mensajes, discuten con sus colegas la mejor manera de enseñar a los estudiantes. Buscan constantemente mejores métodos de enseñanza innovadores.

6. Enseñar NO es cuidar niños

Los profesores quieren asegurarse de que las personas ajenas a la profesión reconozcan lo crucial e importante que es la responsabilidad que se nos ha confiado.

Enseñar no es cuidar niños. Es una vocación mental y emocionalmente exigente por cada minuto que pasamos con los estudiantes.

Las personas que piensan que la enseñanza es una forma de cuidar niños deberían pasar tiempo en el aula.

7. Merecemos ser tratados como profesionales calificados

El hecho de que estuvieras en un aula como estudiante no significa que seas un experto en la enseñanza: ser paciente en el consultorio de un médico no te convierte en médico. ¡Respétanos y confía en nosotros para tomar decisiones comerciales!

8. LITERALMENTE extrañamos el sueño al preocuparnos por los estudiantes

Un maestro es alguien que se ve privado de sueño al preocuparse por los niños en su salón de clases.

La ansiedad y la depresión entre los profesores también está aumentando.

9. No enseñamos por dinero o elogios

Es un trabajo muy duro, ingrato y de bajo salario. Aquellos que todavía lo hacen, lo hacen porque quieren ayudar a los demás. De hecho, amamos a los estudiantes con los que trabajamos. No cabe duda de que merece la pena.

10. Apenas tenemos la oportunidad de usar el baño durante el día.

Un maestro debe pedir permiso para usar el baño para poder pedirle a alguien que vigile su clase mientras está fuera.

Los profesores bromean al respecto en las redes sociales, pero desafortunadamente es la realidad.

11. Dedicamos horas y horas a nuestro trabajo

No hay un botón de “apagado” para el maestro. Trabajamos de noche, los fines de semana y, a pesar de las creencias populares, en verano. Siempre nos preguntamos cuál es la mejor manera de ayudar a nuestros estudiantes, nos preguntamos si estamos haciendo lo suficiente y si nuestra influencia está a la altura. Todo es necesario e importante, porque concierne a nuestros alumnos, pero también es lo que dificulta este trabajo.

12. Tenemos la presión de TODOS que hacen nuestro trabajo

Vivimos bajo el juicio de administradores, padres y estudiantes. Es agotador.

13. La enseñanza requiere una amplia gama de habilidades

Somos al mismo tiempo intérpretes, confidentes (“Cuéntame más”), entrenadores (“Probemos juntos”), enfermeras (“¿Cuándo fue la última vez que vomitaste?”), Abogados (“Ve y pregúntale al otro niño ”) O incluso artistas (“ ¿Más brillo? ”Nota: nunca más brillo).

14. Hay MUCHA administración de la que lidiar

A los maestros les encanta enseñar, pero les gustaría que la gente supiera cuánto pensamiento, planificación y estrategia se requiere para cada lección. Además, los profesores deben gestionar todos los trámites administrativos relacionados con su profesión.

15. La vida hogareña juega un papel importante en el éxito de los estudiantes

Una dura realidad se hace patente en las escuelas. Los estudiantes que son amados en casa vienen a la escuela para aprender. Estudiantes que no vienen a la escuela para ser amados. La vida hogareña juega un papel tan importante en el éxito de los estudiantes que debe destacarse.

16. Cuando eres nuestro alumno, siempre eres nuestro alumno

Una vez que un niño se convierte en su estudiante, permanece así para siempre. Hace 17 años, tuve estudiantes que tenían 8 años. Hoy tienen 25 años y todavía me preocupo por ellos, celebro sus éxitos y rezo por su futuro. Siempre los consideraré como mis alumnos, siempre.

El vínculo maestro-alumno no termina con la graduación, va mucho más allá.

¿Qué quiere que sepa el público en general sobre la docencia?