Saltar al contenido

¿Cómo facilitar el aprendizaje y el pensamiento crítico?

Los profesores pueden facilitar el aprendizaje facilitando el proceso educativo a los estudiantes. No se trata de diluir el programa o rebajar los estándares. Más bien, facilitar el aprendizaje consiste en enseñar a los estudiantes a pensar críticamente y comprender cómo funciona el proceso de aprendizaje. Los estudiantes deben aprender a ir más allá de los hechos básicos (quién, qué, dónde y cuándo) y a cuestionar el mundo que los rodea.

Métodos de enseñanza

Hay varios métodos de enseñanza que pueden ayudar al maestro a alejarse de la enseñanza estándar y fomentar una experiencia de aprendizaje real. Los profesores pueden variar los métodos para adaptarse a diferentes estilos de aprendizaje. Las lecciones se pueden diseñar para estudiantes táctiles un día y para estudiantes visuales al siguiente. Los maestros también pueden brindar a los estudiantes la oportunidad de trabajar tanto de forma independiente como en grupos para satisfacer las muchas necesidades de los niños en su clase. Algunos estudiantes prefieren trabajar solos, mientras que otros se destacan en el trabajo cooperativo, también conocido como aprendizaje entre pares.

Si desea que los estudiantes estén más interesados ​​en los temas que enseña, bríndeles diferentes opciones para acceder a las lecciones en el aula. Algunos niños pueden aprovechar la oportunidad para escribir creativamente sobre una historia que han leído en clase, mientras que otros pueden querer discutir los temas de la historia con sus compañeros. Aumentar el número de conversaciones en el aula puede ser de interés para los alumnos tanto verbales como auditivos.

También es importante que sus lecciones se relacionen con el mundo real. Si los estudiantes acaban de aprender un concepto científico, pregúnteles si lo han presenciado en la naturaleza o dígales cuándo es probable que observen el principio científico en cuestión, ya sea la condensación o una determinada fase de la luna.

Establezca conexiones temáticas para que los estudiantes no aprendan información de forma aislada. Si está repasando palabras de vocabulario, dé a los estudiantes ejemplos de situaciones en las que es probable que esa palabra se use en la vida real. Repase un pasaje literario o escuche un clip de audio en el que se utiliza el nuevo vocabulario en contexto. Esto aumenta la probabilidad de que los estudiantes absorban la información.

Instrucción variable

Variar la instrucción significa usar diferentes métodos para enseñar a los estudiantes. Cada forma de facilitar el aprendizaje tiene sus méritos y permite a los estudiantes sumergirse en el proceso de aprendizaje apelando a sus intereses y habilidades.

La conferencia puede parecer aburrida porque es la forma más tradicional en la que los profesores difunden información a los estudiantes. Pero para algunos estudiantes, este método tiene ventajas. Puede aprovechar la inteligencia lingüística de los estudiantes.

Puede hacer una conferencia por un tiempo, luego abrir la conversación a toda la clase o hacer que los estudiantes se dividan en grupos. Hacer que los estudiantes interactúen entre ellos les ayuda a acceder a su inteligencia interpersonal, una habilidad social que será importante mucho más allá del aula.

Incorporación de juego de roles

Para los estudiantes cinestésicos, el juego de roles puede ser la clave para ayudarlos a familiarizarse con la lección. A algunos estudiantes les gusta representar eventos importantes de la historia, por ejemplo. Pero los niños también pueden interpretar personajes de una novela o un cuento para ayudarlos a comprender mejor el material. Los estudiantes que se sienten incómodos actuando frente a sus compañeros de clase pueden escribir desde la perspectiva de una figura histórica o un personaje de libro.

Las simulaciones son otra excelente manera de ayudar a los estudiantes a comprender mejor las lecciones. Considere permitirles participar en experiencias inmersivas, como crear una legislatura modelo o un gobierno de clase. Y para los estudiantes visuales, considere las presentaciones multimedia que pueden apelar a su inteligencia espacial.

Para los estudiantes que simplemente no entienden por qué un tema en particular se aplica al mundo real, los oradores externos pueden ayudar. Traiga a un matemático que le explique la importancia del álgebra o un periodista que le explique por qué escribir bien es una habilidad esencial en la vida. Siempre es una buena idea exponer a los estudiantes a modelos a seguir que puedan darles diferentes perspectivas sobre varios temas.

Ofrezca la elección

Cuando los estudiantes se sienten empoderados en su aprendizaje, es más probable que se apropien de él. Si un profesor se contenta con transmitir el material a los estudiantes a través de conferencias, es posible que los estudiantes no se apeguen a él. Puede darles a los estudiantes la oportunidad de tomar decisiones proporcionándoles muchos ejercicios de escritura. Asimismo, permita que los estudiantes investiguen un tema de su elección e informen a la clase.

También puede considerar proporcionarles una selección de libros para informes de lectura y asignaciones de lectura. Permita que los estudiantes elijan a sus propios socios para un proyecto de clase. Incluso el trabajo de toda la clase puede dejarse a elección de los estudiantes. Haga que la clase trabaje en un diario histórico y deje que los niños elijan la sección del diario que cubrirán.

Facilitar el pensamiento crítico

Enseñar a los estudiantes a ser críticos requiere práctica. En lugar de centrarse en hechos y cifras, los estudiantes deberían poder hacer observaciones en todas las áreas temáticas. Después de estas observaciones, deberían poder analizar documentos y evaluar información. Al practicar el pensamiento crítico, los estudiantes reconocen diferentes contextos y puntos de vista. Finalmente, interpretan la información, sacan conclusiones y luego desarrollan una explicación.

Los maestros pueden brindar a los estudiantes oportunidades para la resolución de problemas y la toma de decisiones para ejercitar el pensamiento crítico. Después de que los estudiantes hayan encontrado soluciones y hayan tomado decisiones, se les debe dar la oportunidad de reflexionar sobre lo que los hizo tener éxito y lo que no. Establecer una rutina regular de observación, análisis, interpretación, conclusión y reflexión en cada materia escolar mejora las habilidades de pensamiento crítico de los estudiantes, que necesitarán en el mundo real.

Conexiones con el mundo real y los temas.

Hacer que el aprendizaje sea relevante para el mundo real ayuda a los estudiantes a establecer conexiones importantes. Por ejemplo, si enseña la oferta y la demanda de un libro de texto, los estudiantes pueden aprender la información ahora mismo. Sin embargo, si les proporciona ejemplos relacionados con las compras que hacen todo el tiempo, la información se vuelve aplicable a sus propias vidas.

Asimismo, los enlaces temáticos ayudan a los estudiantes a comprender que el aprendizaje no ocurre de forma aislada. Por ejemplo, un profesor de historia estadounidense y un profesor de química podrían colaborar en una lección sobre el desarrollo de las bombas atómicas que Estados Unidos arrojó sobre Hiroshima y Nagasaki al final de la Segunda Guerra Mundial. Esta lección podría extenderse al inglés al incluir trabajos de escritura creativa sobre el tema, así como ciencias ambientales para estudiar los efectos en las dos ciudades después del lanzamiento de los bombardeos.

(Fuente)