Saltar al contenido

¿Cómo aprender a leer en primer grado?

Aprender a leer en CP es un proceso complejo que involucra varias habilidades. Para aprender a leer, la capacidad de decodificar y la capacidad de comprender lo que se lee (y por qué se lee) son esenciales y deben desarrollarse. Los planes de estudio oficiales de la escuela primaria enfatizan esta doble dimensión de aprender a leer y la naturaleza necesariamente simultánea de la implementación de estas dos habilidades. Así, desde las primeras semanas de CP, el niño aprenderá a decodificar las sílabas. Sin embargo, también le daremos las claves de la comprensión que le ayudarán a entrar de forma eficaz en el proceso de lectura. Veremos en este artículo cómo aprender a leer en cp.

Aprender a leer en primer grado se basa en dos componentes principales, dos procesos fundamentales y transversales:

Método para aprender a leer en primer grado

Aprender a leer en primer grado: decodificar

Esta operación se realiza de dos formas:

  • Por la asociación de letras o grupos de letras (grafemas) con sonidos de la lengua (fonemas) que, combinados, forman sílabas y palabras, reconocidas a partir de su forma oral: esto es lo que comúnmente llamamos descifrado o decodificación y llamaremos camino grafofonológico. Aquí, se trata de aprender a emparejar grafemas y fonemas. Si el lector ya conoce la forma sonora de esta palabra, se refiere a su significado, presente en la memoria léxica. Si la palabra es desconocida, el lector puede pronunciarla y necesitará investigar y aprender su significado;
  • Por el reconocimiento directo de la forma ortográfica de la palabra, presente en la memoria léxica del lector, que permite acceder a su significado y pronunciación. Es este modo de identificación el que permite, en particular, leer palabras irregulares, que son difíciles de descifrar. Por ejemplo, la palabra “mujer” o la palabra “señor”) y para distinguir los homónimos (por ejemplo, “tonto” o “balde” o incluso “saltar”, que se pronuncian de manera similar / so /).

Aprender a leer en CP: en una primera etapa (primer semestre en CP), el aprendiz de lector utiliza principalmente la decodificación. Pero la identificación de las propiedades ortográficas de las palabras comienza muy temprano, implícitamente primero, por el encuentro repetido de las palabras escritas más frecuentes.

Aprender a leer en primer grado: comprensión

De hecho, al principio, la decodificación total es laboriosa y no muy gratificante para el niño. Para cuando llegó al final de la oración, probablemente se había olvidado del principio. Para darle un impulso, hacemos que aprenda de memoria pequeñas palabras como “the, the, one, one, my, my, in, and. Será capaz de identificarlos muy rápidamente en la oración para hacer el vínculo entre las palabras que descifra y así acceder más rápidamente al significado general de la oración y luego del texto.

Hoy, a nivel educativo y científico, la terminología del método silábico, semi-global o global está desactualizada. Los especialistas hablan más bien de “Método fonológico”. La decodificación implica la comprensión necesaria del principio alfabético (o fonológico). Cada letra y cada sílaba tiene un sonido.

A LEA TAMBIÉN: 3 beneficios de la lectura independiente y cómo hacer que funcione en su salón de clases

Algunos principios para aprender a leer en primer grado

PRIMER PRINCIPIO

Para aprender a leer en primer grado es necesario identificar los grafemas y su pronunciación, y estudiar sus combinaciones. Este principio es reconocido por unanimidad y constituye la primera entrada que aparece en las recomendaciones de Cnesco, tras la conferencia “Leer, entender, aprender”. Para ello, debemos acordar una progresión y organizarla a lo largo del año.

SEGUNDO PRINCIPIO

Evite confrontar al estudiante con el desciframiento de grafemas que aún no se han enseñado. De hecho, es un enfoque eficaz que permite al alumno descifrar durante su progresión, lo que lo tranquiliza y le da confianza. Por tanto, todo el aprendizaje puede tener lugar dentro del aula sin que nunca se subcontrate al hogar del alumno. La descifrabilidad de la palabra escrita es una condición sine qua non para un aprendizaje eficaz de la lectura.

Para responder a este principio, es posible elegir libros de texto que permitan a los estudiantes ofrecer textos 100% descifrables a medida que avanzan.

Se debe prestar especial atención a las palabras clave. Son palabras muy frecuentes cuyo papel es esencialmente sintáctico. Incluye, por ejemplo, preposiciones, conjunciones, pronombres, determinantes, etc.

Según el principio de descifrabilidad, por ejemplo, “un”, “une”, “des”, “est”, “mes”, “dans”, se pueden descifrar, ya que están formados por grafemas y por lo tanto no se pueden memorizar. En conclusión, en el caso de un aprendizaje global de las palabras llamadas “herramientas”, será necesario volver a estas palabras con los alumnos durante la progresión. De esta forma, se darán cuenta de su descifrabilidad, como todas las demás palabras.

TERCER PRINCIPIO

A principios de año, hablar sigue siendo la primera entrada para la comprensión, y no solo para las historias escuchadas. En primer lugar, el alumno entendiendo lo oral, es necesario que utilice esta habilidad animándolo a leer en voz alta. Puede oírse a sí mismo leer, lo que le ayudará a comprender lo que está leyendo, pero también a cuestionar el significado de palabras que aún no conoce.

A LEER TAMBIÉN: ¿Por qué seguimos enseñando a leer de forma incorrecta?

CUARTO PRINCIPIO

La escritura apoya el aprendizaje de la lectura al permitir que los estudiantes escriban grafemas correspondientes a los sonidos que escuchan. Esto requiere posicionarse correctamente en la elección del grafema que codifica el sonido escuchado. También promueve la memorización de la ortografía.

QUINTO PRINCIPIO

En primer lugar, este principio accede a la comprensión de los textos descifrados en relación con una ambición sobre el vocabulario utilizado. De hecho, algunos libros de texto ofrecen frases, pero estas, a menudo descontextualizadas del proceso y que parecen alejadas del vocabulario de los alumnos, dificultan el acceso a su significado, mientras que el principio de descifrabilidad adoptado rápidamente permite a los alumnos hacer cualquier cosa. leer y, por tanto, preguntarse sobre lo que leen. Más allá de las oraciones simples, es necesario proponer oraciones resistentes, que permitan ejercitar la comprensión inmediatamente después de descifrar.

Ejemplo: saciado, el gato se queda dormido en la alfombra.

Es fundamental la orientación del profesor, así como la capacidad de los alumnos para expresar su incomprensión sin miedo a cuestionar colectivamente el texto descifrado por todos. También es fundamental el uso de diversos recursos, accesibles a través de libros y / o herramientas digitales. De hecho, estos remedios y estas fuentes harán posible desarrollar la comprensión y equipar a los estudiantes con estrategias para lograr un desciframiento efectivo y apropiado. La sistematización de los procedimientos de acceso a la comprensión generará comportamientos favorables y colocará a los alumnos en una actitud dinámica hacia los textos propuestos. Además, el enfoque silábico, que utiliza este proceso, participa plenamente en la construcción del entendimiento.

Aprenda a leer en línea gratis

La plataforma Anagraph ofrece al profesorado la posibilidad de calcular la parte que pueden descifrar sus alumnos de los textos que utilizan como ayudas para aprender a leer. Además, indica los grafemas estudiados y las palabras completas memorizadas. El profesor ve en el texto que somete a análisis los grafemas estudiados en rojo, los grafemas no estudiados en negro y las palabras totalmente memorizadas en verde.

Por ejemplo, la palabra “acompañante” puede revelar los grafemas ch y nosotros, en negro, y los grafemas a, pags, mi, r en rojo. Luego se ingresa un porcentaje de descifrabilidad, que puede ayudar al profesor a tener en cuenta esta dimensión crucial al aprender a leer. Pero querer medir una tasa de descifrabilidad significa que no se supone que sea del 100% y, por tanto, que puede variar de un texto a otro, de una clase a otra. Investigación Leer y escribir nos dice que es un 43% en promedio, que es extremadamente bajo.

A LEER TAMBIÉN: Aprender a leer: método global, ¿cómo funciona?