Saltar al contenido

6 problemas que limitan la eficacia de los profesores

Los problemas que enfrentan los maestros incluyen el manejo de las necesidades de los estudiantes, la falta de apoyo de los padres e incluso las críticas de una audiencia que puede ser en gran parte ajena a su vida cotidiana. Abordar estos problemas y darse cuenta del entorno educativo que nuestros maestros y estudiantes enfrentan a diario puede ayudar a mejorar la retención de maestros, las tasas de éxito de los estudiantes y la calidad general de la educación en nuestras escuelas.

1). Gestionar la amplia gama de necesidades de los estudiantes.

No importa de qué tipo de escuela esté hablando, los maestros enfrentan una amplia gama de necesidades de los estudiantes, pero las escuelas públicas pueden tener aún más dificultades en este punto. Si bien las escuelas privadas pueden seleccionar a sus estudiantes en función de la demanda y la evaluación de la mejor opción para la escuela y la comunidad, las escuelas públicas deben aceptar a todos los estudiantes. Si bien la mayoría de los maestros nunca quieren cambiar este hecho, algunos maestros enfrentan un aula abarrotada o estudiantes que distraen al resto de la clase, lo que agrega un desafío más alto.

Parte de lo que hace que la enseñanza sea una carrera gratificante es la diversidad de los estudiantes. Todos los estudiantes son únicos porque tienen sus propios antecedentes, necesidades y estilos de aprendizaje. Los maestros deben estar preparados para trabajar con todos los estilos de aprendizaje en cada lección, lo que requiere más tiempo de preparación y creatividad. Sin embargo, afrontar con éxito este desafío puede ser una experiencia gratificante para estudiantes y profesores.

2). Falta de apoyo de los padres

Puede ser extremadamente frustrante para un maestro cuando los padres no apoyan sus esfuerzos por educar a sus hijos. Idealmente, existe una asociación entre la escuela y el hogar, los dos trabajando en conjunto para brindar la mejor experiencia de aprendizaje para los estudiantes. Sin embargo, cuando los padres no cumplen con sus responsabilidades, a menudo puede tener un impacto negativo en el aula. Las investigaciones han demostrado que los niños cuyos padres dan una alta prioridad a la educación y se mantienen involucrados constantemente pueden tener más éxito académicamente. Asegurarse de que los estudiantes coman bien, duerman lo suficiente, estudien, completen la tarea y estén preparados para el día escolar son solo algunas de las cosas que se espera que los padres hagan por sus hijos.

Si bien muchos de los mejores maestros hacen todo lo posible para compensar la falta de apoyo de los padres, un esfuerzo en equipo por parte de los maestros, padres y estudiantes es el enfoque ideal. Los padres son el vínculo más poderoso y cohesivo entre los niños y la escuela, ya que están presentes durante toda la vida del niño y los maestros cambian cada año. Cuando un niño sabe que la educación es esencial e importante, marca la diferencia. Los padres también pueden trabajar para comunicarse eficazmente con el maestro y asegurarse de que su hijo tenga éxito en la tarea.

Sin embargo, no todas las familias pueden proporcionar la supervisión y la colaboración necesarias, y algunos niños están solos. Frente a la pobreza, la falta de supervisión, la vida familiar estresante e inestable o la ausencia de los padres, los estudiantes enfrentan muchos obstáculos solo para ir a la escuela, y mucho menos para tener éxito. Estos desafíos pueden llevar a que los estudiantes suspendan y / o abandonen la escuela.

3). Falta de financiación adecuada

La financiación de las escuelas tiene un impacto significativo en la capacidad de los profesores para maximizar su eficacia. Cuando los fondos son bajos, el tamaño de las clases a menudo aumenta, lo que afecta el plan de estudios, los programas extracurriculares y extracurriculares y la tecnología. Los programas de enriquecimiento se recortan, los presupuestos de adquisiciones son limitados y los maestros deben ser creativos. La mayoría de los maestros comprenden que esta financiación está completamente fuera de su control, pero eso no hace que la situación sea menos frustrante.

En las escuelas públicas, las finanzas suelen estar dictadas por el presupuesto de cada país. Las escuelas privadas, por otro lado, tienen financiación privada y, a menudo, más flexibilidad en la forma en que se gastan. Esto significa que los maestros de las escuelas públicas a menudo se ven más afectados por la falta de fondos y tienen limitaciones en la forma en que pueden gastar su dinero. En tiempos de escasez, las escuelas a menudo se ven obligadas a realizar recortes que tienen un impacto negativo. La mayoría de los profesores se contentan con los recursos que se les dan o complementan con sus contribuciones personales.

4). Excesivo énfasis en las pruebas estandarizadas

No todos los estudiantes aprenden de la misma manera y, por lo tanto, no todos los estudiantes pueden demostrar con precisión el dominio de los temas y conceptos educativos de la misma manera. Como resultado, las evaluaciones estandarizadas pueden ser un método de evaluación inadecuado e ineficaz. Si bien algunos profesores están totalmente en contra de las pruebas estandarizadas, otros le dicen que no tienen ningún problema con las pruebas estandarizadas per se, sino con la forma en que se interpretan y utilizan los resultados. La mayoría de los profesores dicen que no se puede obtener un indicador real de lo que un estudiante en particular es capaz de hacer en una sola prueba en un día determinado.

Las pruebas estandarizadas no son solo una molestia para los estudiantes; muchos sistemas escolares utilizan estos resultados para determinar la eficacia de los propios profesores. Este énfasis excesivo ha llevado a muchos profesores a cambiar su enfoque general de la enseñanza para centrarse directamente en estas pruebas. Esto no solo quita la creatividad de los profesores, sino que también limita el alcance del aprendizaje. Esta tensión también puede promover rápidamente el agotamiento y ejercer una presión indebida sobre los maestros para que lo hagan bien.

Las pruebas estandarizadas también presentan otros desafíos. Por ejemplo, muchas autoridades fuera de la educación solo miran los puntajes de las pruebas, que casi nunca cuentan la historia completa. Los observadores deben tener en cuenta muchos más parámetros que la puntuación general.

Tomemos el ejemplo de dos profesores de matemáticas de secundaria. Uno enseña en una escuela suburbana acomodada con muchos recursos y el otro enseña en una escuela del centro de la ciudad con recursos mínimos. El maestro de la escuela suburbana tiene el 95% de sus estudiantes que lograron un puntaje competente, mientras que el maestro de la escuela del centro tiene solo el 55% de sus estudiantes que obtuvieron un puntaje ideal. Si solo comparamos los puntajes generales, el maestro de la escuela suburbana parece ser el maestro más eficaz. Sin embargo, una mirada más cercana a los datos revela que solo el 10% de los estudiantes de la escuela suburbana experimentó un crecimiento significativo durante el año, mientras que el 70% de los estudiantes de la escuela del centro experimentó un crecimiento significativo. Entonces, ¿quién es el mejor maestro? No se puede notar la diferencia solo a partir de los resultados de las pruebas estandarizadas; desafortunadamente, una gran mayoría de tomadores de decisiones quieren usar solo los resultados de las pruebas para juzgar el desempeño de estudiantes y maestros.

5). Mala percepción del público

Todos hemos escuchado el viejo adagio “Quienes pueden, lo hacen. Los que no pueden, enseñan ”. Desafortunadamente, existe un estigma asociado a los maestros. En algunos países, los profesores de las escuelas públicas son muy respetados e incluso venerados por el servicio que prestan. Hoy en día, los maestros continúan siendo el centro de atención del público debido a su impacto directo en la juventud del país. Hoy en día existe un desafío adicional: los medios de comunicación a menudo se enfocan en historias negativas sobre los maestros, distrayendo la atención de su impacto positivo. La verdad es que la mayoría de los maestros son educadores dedicados que trabajan por las razones correctas y hacen un trabajo sólido. Centrarse en las mejores cualidades de un maestro puede ayudar a la comunidad docente a superar estas percepciones y prosperar en la profesión.

6). Tendencias educativas

Cuando se trata de aprender, los expertos siempre están buscando las mejores herramientas y tácticas para educar a los niños. Si bien muchas de estas tendencias son sólidas y vale la pena implementarlas, su adopción en las escuelas puede ser impredecible. Algunos creen que la educación está fallando, lo que a menudo empuja a las escuelas a buscar formas de reformarse, a veces demasiado rápido. Los profesores pueden enfrentarse a cambios obligatorios en las herramientas utilizadas, los planes de estudio y las mejores prácticas. Mientras tanto, los administradores se apresuran a adoptar las últimas tendencias importantes. Sin embargo, estos cambios constantes pueden generar inconsistencias y frustraciones, dificultando la vida de los docentes. No siempre se dispone de la formación adecuada y muchos profesores tienen que valerse por sí mismos para determinar cómo implementar lo que se ha adoptado.

Por el contrario, algunas escuelas se resisten al cambio, los profesores que conocen las tendencias de aprendizaje pueden no recibir financiación o apoyo para adoptarlas. Esto puede conducir a una falta de satisfacción en el trabajo y a la rotación de maestros, lo que puede evitar que los estudiantes profundicen en una nueva forma de aprendizaje que realmente podría ayudarlos a lograr más.